Sinceramente no sé quien se ha inventado esto de los días de...la mujer, los gatos, los gays...me recuerda a cuando de pequeña iba a escuchar misa y el cura decía hoy dedicamos la misa a Fulanito Pérez, normalmente un difunto cuya familia había pagado para que se le recordase, lo que no incluía un mayor fervor en los rezos. Todos los días deberían ser los días de todo el mundo, todos los días todos deberíamos esforzarnos en intentar ser mejores personas.

El otro día fui a ver una representación de Teatro amateur, ponían en escena la obra "Las Troyanas", que Eurípides escribió en el 415 a.C., es una obra de una tremenda intensidad dramática en la que Eurípides intenta mostrarnos las consecuencias de la guerra.

Los griegos tras diez años de asedio han vencido a los troyanos, los hombres han sido masacrados y antes de volver a casa los griegos se están repartiendo mediante sorteos a las mujeres que quedan vivas. Hécuba que fuera reina de Troya, no sólo ha visto morir a su marido y a sus numerosos hijos, ahora ha de ver la funesta suerte de sus hijas y la suya propia que consistirá en ser esclava de Ulises, el griego que mediante un ardid ha provocado tanto sufrimiento.

Casandra que fuera la esposa de Héctor, el hijo mayor de Hécuba, el más valiente en el campo de batalla, se aferra a su bebé, pero el heraldo griego le anuncia que el niño también debe morir, se lo arrebatan y lo lanzan desde los alto de la muralla antes de incendiar la ciudad de Troya reduciéndolo todo a cenizas. El grito de Casandra cuando ve morir a su niño reverbera como un eco que llega hasta nuestros días.

Vídeos destacados del día

El sufrimiento de estas mujeres sigue siendo el sufrimiento de muchas mujeres de hoy en día, madres que ven morir a sus hijos de hambre, esposas que pierden en guerras absurdas a sus maridos, jóvenes que mueren a manos de sus asaltantes por el mero hecho de ser mujeres, mujeres que mueren a manos de sus maridos maltratadores, mujeres que no pueden estudiar ni expresarse por ser mujeres, mujeres que cobran haciendo el mismo trabajo un sueldo más bajo que un hombre...

Estas son las palabras de Andrómaca, que era famosa por su virtud cuando le anuncian la inminente muerte de su hijo: "Ahora que la ciudad ha sido tomada y destruidos los frigios, tenéis miedo de un niño pequeño. No alabo el miedo de quien teme reflexionar."

En pleno siglo XXI reflexionemos todos, no necesitamos un día de sino luchar cada día para vivir en un mundo mejor.