Semana a semana el programa de #Telecinco, GH VIP, marca los índices de audiencia más altos y le gana por goleada a sus cadenas competidoras. La última Gala de GH VIP acumuló una audiencia media de 4.048.000 espectadores, casi un millón de diferencia con el programa dirigido y presentado por Pablo Motos, El Hormiguero, de Antena 3. Habría que preguntarse el porqué del éxito de este #Reality, cuando la mayoría de espectadores no dudan en calificarlo como "telebasura".

Gran Hermano siempre ha tenido una fiel audiencia. Una legión de millones de fans, de ambos sexos y con un amplio rango de edades, han seguido incondicionalmente durante años cualquier temporada de Gran Hermano, con VIP o sin VIP.

Entre ellos las adolescentes, esperando ansiosamente cualquier atisbo de germinación de parejas y de amor "verdadero" que podía generarse en la casa y que gracias al famoso bloguero del programa El Gato Encerrado ya se les conoce como las "carpeteras".

Otro sector del programa sería los englobados en la "segunda edad", telespectadores entre 25 y 55 años que día tras día de emisión se preguntan qué harían ellos si se encontraran en el lugar de los participantes. La igualdad de edad entre este sector del público y los concursantes es capaz de alimentar estas ilusiones. Sin embrago, el tradicional formato de Gran Hermano (el sin VIP) le queda un poco lejos a la tercera edad, en la que los concursantes y sus circunstancias no se identifican con esta franja de edad.

Pues bien, GH VIP ha conseguido eliminar este escalón insalvable y la inclusión de estrellas o personajes del inframundo "rosa" de Telecinco ha conseguido enganchar a un grupo de telespectadores, antes más seguidores de Sálvame que de Gran Hermano.

Vídeos destacados del día

En este acierto ha tenido mucho que ver, aunque me fastidie reconocerlo, la participación y el "tirón" mediático de Belén Esteban. La de Paracuellos ha conseguido enganchar al programa a una tropa de incondicionales que ya la veneraban como Princesa del Pueblo en etapas anteriores.

Todo esto, mezclado y agitado con otras estrellas del universo VIP, ha conseguido un éxito que en principio parecía inexplicable. Aunque fugaces en el programa, otros actores cómplices en este éxito fueron Los Chunguitos, aprovechando su tirón en una cadena enemiga y el intermitente Kiko Rivera, aunque ya sabían que no iba a terminar aquello que había empezado, como le ocurrió en Supervivientes.

Además, no olvidemos la maestría de Telecinco y Mediaset en la gestión del Programa. Sus actuaciones, al borde de la legalidad televisiva, han conseguido divertir, ilusionar, e indignar al público, de tal forma que no han dejado a nadie indiferente. La cadena, en algunos momentos ha parecido bipolar con respecto a Belén Esteban y ha utilizado toda su maquinaria mediática, entre ellos los programas Cazamariposas y Sálvame, para primero crucificar a la Esteban, y una vez en el suelo de la fama, salvarla y volver a levantarla como si del ave Fénix se tratara.

¡Sí señor, unos magos manejando el show y las audiencias!

Pero, sin duda, el gran éxito de Telecinco y de GH VIP ha sido no sólo captar el interés de los seguidores del tradicional Gran Hermano y de Sálvame, sino que también han conseguido enganchar a personas que ni siquiera veían Telecinco y que, entraron en el programa con el fin de criticarlo y resultaron enganchados por las redes de este infame, pero a la vez adictivo e hipnótico programa.