Leo el titular del periódico El Mundo que me envía mi cuñada con estupor "Los atributos de Pedro Sánchez levantan pasiones en internet" y también fuera me atrevo a continuar en función de la foto que acompaña el artículo. Por si estoy equivocada, yo que en esto de la política siempre me encuentro bastante perdida, recurro a la socorrida wikipedia:

"Política es un término de origen griego, es relativo al ordenamiento de la ciudad, o los asuntos del ciudadano. Es una rama de la moral que se ocupa de la actividad, en la cual una sociedad libre, compuesta por mujeres y hombres libres, resuelven los problemas que les plantea su convivencia colectiva. Es un quehacer ordenado al bien común."

Entonces en mi opinión, un buen político, al margen de su ideología debería tener unas cualidades que le capacitasen para desarrollar su quehacer, la capacidad de entender los problemas más acuciantes de la sociedad desde una perspectiva amplia, un decidido compromiso con el prójimo, que se manifestaría en su dedicación al bien común, además de una clara vocación de consenso... En fin, atributos todos de índole moral. Por eso me sorprende tanto el revuelo que han levantado los atributos del Secretario General del PSOE, no los morales, sino los físicos.

Aunque analizándolo a fondo hay quienes en función de sus atributos no han dudado en caracterizarlo como una persona apasionada y eso es una virtud, pues apasionarse implica comprometerse y compromiso es lo que buscamos en la clase política.

Los comentarios al respecto se han disparado en el Twiter, algunos del tipo "qué hará la oposición para marcar más que Pedro Sánchez"(apodado el guapo), lo que implica un impulso a la oposición para mejorarse a sí misma, supongo que cualquier esfuerzo de un grupo político por superarse a sí mismo redundará en el bien de toda la sociedad.

Incluso hay una especie de consenso, pues hasta la líder del PP en la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre ha declarado refiriéndose a su oponente "es guapísimo" y que en este país PSOE y PP estén de acuerdo en algo es de lo más inusual. Al final, va a ser cierto que este país, a pesar de la crisis, del desempleo y la corrupción va a mejor, aunque sea sólo en cuanto a la valoración del tamaño de determinados atributos se refiere.