Definir la infidelidad es hablar de traición. La traición en el más amplio sentido de la palabra, es decir, que puede ser tanto física como afectiva. O en casos extremos puede ser de los dos tipos. Pero ¿qué razones pueden llevar a una persona a cometer este tipo de actos contra otra a la que supuestamente quiere? En este punto hay que diferenciar entre hombres y mujeres, pues las razones o las causas no son las mismas.

Según el estudio "Todo sobre la infidelidad masculina" realizado por Robert Weiss (autor de libros como "Solo el amor es real" y Vicepresidente de la clínica para el desarrollo de comportamientos saludables de EEUU) las razones por las que un hombre es infiel son las siguientes:

  1. Es una persona mentirosa
  2. Es inseguro a la hora de explorar sus sentimientos
  3. Es inmadura pues piensa que sus acciones no le hacen daño a nadie
  4. Probablemente haya tenido experiencias traumáticas con otras parejas
  5. Es una persona egocéntrica, que cree que su pareja debe estar siempre disponible para él
  6. Su vida es aburrida y encuentra en la infidelidad un escape
  7. No sabe exactamente que es el amor, y que es el compromiso
  8. Es una persona adicta ya sea al sexo u a otra cosa
  9. O quiere terminar su relación de pareja y no sabe como o tal vez es una persona que no sabe estar sola
  10. No tiene un gran circulo de amigos

Las razones femeninas son radicalmente distintas, como lo somos los hombres y las mujeres.

  1. Deseo de ser conquistada y halagada
  2. Insatisfecha a nivel sexual
  3. Baja autoestima, la infidelidad provocará que esta autoestima suba porque ha conseguido que otro hombre se fije en ella
  4. Rutina, en las parejas consolidadas llega un momento en el que se cae en la rutina, para ellas la infidelidad es una manera de salir de esta rutina

Personas que han sido adúlteras llegan la mayoría a la conclusión de que "cuanto más infiel eran a sus parejas más las querían" ¿Por qué? Porque ellos sabian que estaban haciendo algo mal, pero sus parejas seguian tratandolos igual con cariño, con respeto, con amor. Pero cuanto más amor les daban más infieles eran porque esto les aburría. Es un circulo vicioso.

La respuesta del engañado al descubrirlo irá por fases. Primero querrá golpear cualquier cosa para sacar la rabia y la ira que son los sentimientos que primero llegan.

Vídeos destacados del día

Después de la ira vendrá el rencor, el odio, incluso ganas de venganza. Y por último habrá una sensación de humillación, de vergüenza, que puede acarrear un problema de autoestima o depresión.

Lo más adecuado para salir de este pozo emocional es asumir que la culpa no es nuestra. No es una carga que esa persona deba de llevar. Tener en todo momento claro que el otro ha tenido un deseo por otra persona que lo ha llevado a superar el amor que sentia por nosotros, y no hay nada que podamos hacer ante ello.

La única salida es avanzar, con paso firme. Que una traición o una deslealtad solo te marque para aprender pero no para quedarte estacando, el amor es algo maravilloso si lo vives con la persona adecuada. Y ese debe ser el reto de la persona traicionada, volver a creer en el amor, y en las personas.