Hoy he leído una noticia en facebook que me ha lanzado a escribir este artículo si o si.

El titular del articulo es este: “Querida comunidad Gay, vuestros hijos están sufriendo”

Creo que cuando leí esto mis ojos se abrieron tanto que todavía me duelen. Pasé entonces a leer el articulo y descubro la carta de una tal Heather Barwick, una chica criada por una pareja de lesbianas que nos dice en su carta que ella siempre echó en falta la figura de su padre porque siempre que preguntaba le respondían que daba igual, que todo estaba bien así.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Historias

Evidentemente esa no es la respuesta que se le debe dar a un niño que pregunta por eso, habría que explicarle que hay muchos tipos de familia y por eso no dejan de ser familia, la familia es un circulo de amor independientemente de los sexos de las personas que lo formen.

El articulo en si, como todos lo que hay en esa página, es tan rebuscado que viene a  “Supuestamente”decir  que las parejas del mismo sexo no son capaces de criar a un niño feliz, en una vida normal como la de cualquier otro niño criado en una pareja heterosexual.

Luego pasé a ver la información de la página para ver qué tipo de gente puede publicar algo tan retrogrado, y cuál fue mi “no sorpresa”, la pagina dice promover la participación política, la dignidad, los derechos de la persona, de la familia y del valor de la vida.

Y yo me pregunto, ¿los derechos de la persona? de qué persona, de la que piense como vosotros. Los derechos de la familia ¿De qué familia? ¿Acaso mi familia si estoy casada con una mujer o una familia creada entre dos hombres es menos familia que la vuestra? Dice también que promueve la libertad de educación, y la libertad religiosa ¡EH! ¡Holaaaaa! Me parece que son las personas de este tipo de pensamiento las que intentan eliminar la educación pública para que toda sea privada y religiosa.

Vídeos destacados del día

¿Qué puedo deciros? Este tipo de grupos, a mi parecer, son lo menos democrático que he visto en mi vida, y desde luego, lo que menos promueve es la participación en ningún sentido que no sea el suyo propio. Para fomentar la participación y la igualdad hay que entender o al menos escuchar a todo el mundo, piense como piense, el respeto es la base de la convivencia.

Habéis visto al algún gay o lesbiana que se oponga y se manifieste en contra del familia tradicional ¡Vive y deja vivir!