Los concursantes están ya listos para la final y todos saben y piensan que el próximo y último acontecimiento se desarrollará el jueves, durante la gala final. No se esperan que Telecinco pretenda sorprenderles mediante una expulsión en directo un miércoles, un día bastante inusual para celebrar una gala.

¿Quién será el concursante que menos votos haya conseguido el jueves? Por ahora, y aunque no puedan servirnos como una base cierta y fiable, nos sirven de orientación los porcentajes que encontramos en el blog EL GATO ENCERRADO, que muestra a Aguasantas como ganadora, y a Fede como el concursante menos apoyado hasta el momento; pero, como ya he dicho estos porcentajes solo son orientativos.

Belén Esteban aparece como segunda finalista, y Coman, no muy lejos de Fede, cuenta con un apoyo de un 9%.

Visto lo visto, parece muy posible que el ganador se encuentre entre Aguasantas y Belén, y creo, que aunque la fama de Belén ya la arrastraba ella desde fuera de la casa, el juicio que GHVIP celebró el jueves pasado ha contribuido a aumentar el cariño del público por Aguasantas, y a aminorarlo por Coman; habría sido muy interesante celebrar ese "juicio" una vez finalizado el programa, y haber visto que habría pasado con Coman, bautizado ya como "el falso máximo".

En cualquier caso, tendremos que esperar hasta el miércoles 25 para conocer los verdaderos finalistas: una gran decepción para los concursantes que ya se consideran todos finalistas con sus números de teléfono de finalistas.

Vídeos destacados del día

El jueves 26, entre los tres que queden, el público elegirá al concursante ganador de los 100.000 euros.

A estas alturas, pienso que es una cantidad irrisoria para Belén Esteban, que según Vertele gana una cantidad de 30.000€ por cada semana que lleva en la casa y por lo tanto si echamos cuentas por las diez semanas que lleva en la casa, vemos que la de Paracuellos cuando dice que para ella ya ha ganado con tan solo llegar hasta donde está, tiene toda la razón... Ha ganado incluso más que con el premio final, ¡vaya incoherencia!