Desde que empezó esta edición de GH VIP, ríos de tinta se han derramado para esclarecer cual es el estatus y rango de Belén Esteban. Unos apostaban por Princesa, mientras que para otros, simplemente, se trataba de una Bruja. Ante la duda de su condición se podría decir que Belén podría ser princesa, pero una princesa tirana y absolutista.

En la casa de Guadalix, su último territorio, ha implantado el despotismo y el régimen que la impulsa es el "Yóismo" (sí, con acento en la o). Para esta princesa sólo existe ella misma y el egocentrismo que rigen sus conductas se pone de manifiesto en sus discursos. Por ejemplo, ayer, en uno de los momentos del juicio contra las cuentas pendientes de los concursantes, en un alegato de apenas cien palabras, la princesa del pueblo llegó a repetir hasta veinte veces la palabra Yó (sí, también con acento y énfasis en la o).

Durante los meses que ha durado el concurso hemos asistido a toda clase de conductas, insultos y amenazas que bien podrían formar parte del catálogo de malas prácticas de un régimen dictatorial. Son tantas que sólo nombraremos algunas. Un ejemplo, el acoso y derribo contra sus opositores y, en este caso, la víctima fue Olvido Hormigos que no sólo sufrió en sus carnes la tortura del "aparato belenista", sino que además, y por indicaciones de la Princesa, hasta perdió su representante y sus oportunidades de trabajo.

El chantaje y la extorsión también forman parte del régimen de Belén Esteban y hemos visto chantajear al mismísimo Coman si no cumplía su voluntad de nominar a quien ella ordenaba. Es memorable la frase "Si no nominas a Ángela, te voy a machacar en el plató de Sálvame de Luxe".

Vídeos destacados del día

Todo esto ha hecho que tanto en sus súbditos como en sus opositores exista un halo de miedo que seriamente atenaza a la libertad de expresión.

Ante todo esto, aquellos que no están fascinados por la princesa piensan que este régimen debe de acabar y, en estos momentos, dos movimientos, la 'Operación Mowgli' y la 'Operación Agüita salá', están en marcha para intentar derrocarla. El primero, "la Mowgli" parece poco sería y el líder de esta facción, Coman, ha sido cuestionado por el pueblo mediante continuos abucheos.

La otra, "la Agüita Salá" liderada por Aguasantas, sin ser perfecta, es la única que queda para poder derrocar a este régimen absolutista y, además, demostrar al poder económico que lo sustenta, todo un monstruo mediático y televisivo como Mediaset y #Telecinco, que no pueden jugar con el pueblo y hacer lo que les venga en gana.

Sin embargo, se trata de una empresa muy complicada, el formato de la final beneficia al poder establecido y la dispersión del voto "anti-belenista" puede hacer que este régimen absolutista gane unas elecciones que están bajo sospecha de "pucherazo".

Así que apúntense el código de la "Operación Agüita Salá" 905810502 y empiecen a votar como posesos. Además, se podrían matar dos pájaros de un tiro, por un lado derrocar a la princesa tirana y, por otro, instalar en el poder, por primera vez, a una de las etnias que más esencia, arte y tronío ha derramado por nuestro país. #Reality