Algunas veces me siento a reflexionar sobre las personas que me rodean, tanto los que están dentro de mi círculo de amistades, como los que se encuentran en todo el territorio español, independentistas incluidos.

Se me viene a la cabeza que modelo de persona gusta, se acepta o es el más conveniente para dar ejemplo de cara al resto de la patria. No creo, en mi corto pensamiento, que una persona que solo sepa pronunciar bien los insultos, e invente palabras mal sonantes, sea un espejo en el que mirarse. Si a esto le añadimos que tira por tierra las promesas que hace a sus propios amigos, ya pudiéramos llegar al acuerdo que es la vecina totalmente imperfecta que nadie desea en su mismo edificio y a la que nuestros hijos vean o escuchen en todo momento.

Pues bien, en la casa de Gran Hermano Vip tenemos a esa persona y a una palmera que le sigue muy de cerca. Maestra y alumna del esperpento más deleznable. Por supuesto que la que tiene el carácter más reprochable es la indiscutible protagonista del programa Sálvame.

Nuestra Belén Esteban , la princesa de un pueblo que no es el mío. No podemos olvidar que en su paso por la casa está mostrando su cara real, aunque el programa nos oculte gran parte de sus pifias, está mostrando ser una mujer infinitamente machista, mal hablada y prepotente.

Aparte dentro de la casa está poniendo a algunos de sus compañeros del programa Sálvame a caer de un burro. Recordemos el episodio ocurrido con Kiko Matamoros. Se dedicó a decir que había una mano negra, con bastante poder, que impidió a Makoke entrar en el concurso.

Vídeos destacados del día

Desafortunados comentarios, fuera de todo lugar, que el colaborador de Sálvame desmintió tajantemente, comentó que el único problema fue que no hubo acuerdo en el caché a pagar.

Hasta ahí puede parecer normal, puesto que la relación entre ellos no es, digamos, perfecta. Pero la puñalada trapera que le propino a su íntimo Kiko Hernández, dicho sea de paso, defensor máximo de su causa, fue tremenda. Se le ocurrió desvelar que tiene novia. Todos sabemos que este personaje no le gusta nada que salgan ese tipo de aspectos de su vida íntima.

Entonces llegamos al acuerdo, en mi opinión, que la actitud de este personajillo no representa a nada ni a nadie, excepto a una choni con la suerte de haber tenido una hija con un torero, y despotricar de todo bicho que se mueva. ¿ Nos representa esta mujer a alguien? ¿Por qué sigue en este concurso de convivencia? La respuesta es sencilla, una maquinaria puesta a su servicio. #Telecinco #Reality