Existen momentos en la vida dónde nos damos cuenta que hay cosas que podemos realizar y otras que no. Me refiero a esa sensación que va a acabándose, ese toque de juventud dónde nos creemos que todo está a nuestro alcance, que somos capaces de hacer infinidad de cosas.

Está claro que el tiempo es lo que va poniendo cada cosa en su sitio. Con su caminar tranquilo pero sin pausa, nos va moldeando el camino que tenemos que tomar, por supuesto con nuestra aprobación. Ese pasar de la vida nos va dictando que cosas se nos dan bien y que cosas no podemos ni empezar a meterle mano.

Este ejercicio de introspección simple que podemos hacer cualquier mortal desde nuestro sillón podría hacerlo también la señora Esteban en cualquier habitáculo de la inmensa mansión de Gran Hermano Vip.

Y es que lo que nos deja claro todas las semanas es su incapacidad de aceptar las cosas y la falta de humildad y carácter, que tan sólo saca a pasear cuando insulta, o en los gritos con los que intenta tener razón en cada cosa que suelta por su lengua viperina.

Últimamente se está quejando que abuchean desde el plató cuando se encuentra nominada. Por si no se ha dado cuenta la íntima de Jorge Javier esa casa no es el plató de Sálvame, ni un sitio dónde le llaman para ensalzarla día sí, día también. Este programa consiste en convivir, no en chillar e intentar llamar la atención a todo el mundo para llevar la voz cantante en todas y cada una de las situaciones que allí se vivan. Tiene que respetar la decisión del público e intentar mejorar su actitud para que eso cambie, si no quiere, pues que coja sus maletas y se largue ya.

Vídeos destacados del día

Otra cosa que nos da bastante coraje a la gente que tenemos algo de cordura es el uso que hace de su enfermedad. Madre de Dios, yo tengo en mi propia familia gente que tiene azúcar, y hacen una vida normal, incluso familiares con edad avanzada. Teniendo su medicación y su dosis preparada no hay ningún tipo de problema.

Basta ya de usar cualquier tipo de cosa para defender a este personaje. No se le puede olvidar a la de Paracuellos que toda su fama se la debe a que tuvo una niña, ya adolescente, con Jesulín de Ubrique. Que no representa a nada ni a nadie, hasta por ser, es machista declarada. Señora Esteban para mí sería un placer inmenso comunicarle su expulsión del concurso el próximo jueves, y por ende, de la vida pública, retírese ahora que está tiempo y preocúpese de darle ejemplo a su hija. Todos esos sermones que reparte en la casa, procure darlos en casa.