Hay veces a lo largo de nuestra vida en la que tenemos que tomar decisiones. Algunas veces, hay que hacer autocrítica, si uno ve que se está equivocando, y en otras ocasiones hay que mantener lo que se dice hasta las últimas consecuencias. Digo esto porque ayer, escribí una noticia en la que se ponía en evidencia a Belén Esteban. Ya relaté la noticia, que si pinchan aquí, podrán volver a leer. Se podría resumir de manera clara y concisa: la de Paracuellos se metió en la sala del blog para cotillear el post que, previamente, había escrito Coman, al que animó a servir la cena.

Si han leído el enlace, sabrán por qué escribo esto.

Me encontré un vídeo por la red que, curiosamente, se veía todo lo acaecido, y tan sólo dura dos minutos. Creyendo en la libre expresión, y sobre todo, en el libre pensamiento del que vea esas imágenes para juzgar por él mismo, colgué el vídeo en mi cuenta de Youtube. Sin trampa ni cartón, ningún subtítulo, ningún tipo de imagen o GIF gracioso. Simplemente la imagen que se retransmite en el 24 horas con un reloj digital en la esquina superior derecha que marcaba la hora del suceso. Dos minutos nada más.

Tardaron una hora escasa en censurarme el vídeo, y, por consiguiente, llegarme el e-mail de Youtube de que habían reclamado los derechos de autor #Telecinco y, por tanto, no podría mostrarlo a nadie, y con un tirón de orejas incluido. A lo mejor todo hubiera quedado ahí, pero, cuál fue mi sorpresa, que acabo de ver, en la página web oficial de Telecinco un enlace que, cuando lo abres, reza así "El post perdido de Coman origina un desencuentro con Belén Esteban".

Vídeos destacados del día

Discúlpenme que ría a carcajada limpia.

Hay que hacer un ejercicio de cinismo bárbaro para editar el vídeo que podemos ver. Totalmente medidos los instantes y las palabras para que, el ecuatoguineano, salga bastante mal parado. Hay que recordar que es Belén la que hace que Coman salga del blog para servir la comida, la que no le pide permiso para borrar, cerrar o minimizar lo que ahí estaba. Y una cosa totalmente aberrante, que no sale por ningún lado. Después de liar todo lo que se lió, la mosquita muerta le suelta a Coman, "Uy Coman, que estaba aquí".

Solo hay una cosa que me dé más vergüenza que el hecho de que una cadena haya censurado unas imágenes que cualquier persona puede ver desde su casa en el 24 horas, y es la persona y la forma de ser de la mal llamada princesa del pueblo, ¿hasta cuándo esta manipulación de imágenes para favorecer al buque insignia de la cadena? #Libertad