Hoy es jueves, y como todos estos días toca noche de gala en el programa de Gran Hermano Vip. Esta ocasión parece que va a ser especial, y decimos parece, porque pinta muy bien, otra cosa es como se desarrollen los acontecimientos.

En un giro de la dirección del programa, para mí en pos del morbo, han tenido a bien subir a la casa de Guadalix a algunos de los ex concursantes para que tengan unas palabras con aquellos que tuvieron algún tipo de problema.

Hay una estancia, perfectamente ambientada, como si de un sala del alto tribunal se tratara, y estará supervisado por una persona experta en las leyes de enjuiciamiento, y, en dicha sala, también se encontrarán los testigos, que los formarán gente que ya está expulsada, y los que siguen en la casa.

Tenemos dos causas pendientes. Una, con el nombre en clave de "falserío máximo", tendrán como encausados a Ylenia y Coman, y la otra, titulada "Acoso y derribo", sentará en el banquillo a Belén Esteban y a Olvido Hormigos.

El primer juicio parece que tendrá unos mimbres de paz, puesto que Ylenia se ha relajado mucho después de su salida de la casa de Guadalix, aunque su manera de actuar sea imprevisible, todo apunta a que mantendrá las formas, y Coman, todos sabemos que si no le gritan, él sabe comportarse.

Es el segundo juicio, el que parece tener a la audiencia más en vilo, y, seguramente, el que se celebrará rozando el final de la gala de esta noche, por el revuelo mediático que va a originar. Todos sabemos lo peligrosa que es Belén Esteban en este tipo de situaciones, por norma general, se pondrá a gritar y a faltar al respeto, aunque sabiendo que hoy es jueves, y toda España la está mirando, procurará mantenerse todo lo calmada que su carácter le permita.

Vídeos destacados del día

Por su parte Olvido Hormigos saldrá, seguramente, a pedirle explicaciones sobre el vacío que se le hizo en la casa comandado por la de Paracuellos. Será interesante ver como estos dos colosos se enfrentan esta noche y ver el resultado de esta cuita, porque puede afectar a quién se queda en la casa. El duelo está asegurado y yo procuraré no perdérmelo, ¿quién ganará el juicio final?