Hay veces que se conoce a la gente por sus actos, y es una verdad como un templo. Este hecho sucedió ayer, y no mucha gente se ha hecho eco del suceso. Quizás porque no interese para la imagen de Telecinco, el buque insignia de la cadena.

Nos situamos en el comedor de la casa de Guadalix, Coman está escribiendo en el ordenador de la casa, y Belén le llama para que le ponga la comida. El ecuatoguineano se dirige a donde le ordena la Esteban, puesto que es el encargado de esos menesteres, y, acto seguido, ella se mete en la sala de la radio, donde estaba el moreno anteriormente.

Coman se acerca a ver lo que estaba haciendo la de Paracuellos, y parece ver, horrorizado, que lo que había escrito anteriormente no se encontraba en la pantalla.

Automáticamente le pregunta a la ex de Jesulín, "¿y qué has hecho con lo mío?". La colaboradora de Sálvame se mete en su típico bucle infinito de gritos y de frases repetitivas. Sólo acierta a decir que ella no había quitado nada, que no sabía quitar nada.

El ecuatoguineano se enfada, con razón, y le recrimina que si ve normal que lo llame para que le ponga la comida y ella aproveche para meterse en el blog y borrar lo que había escrito, que por lo menos le podía haber pedido permiso, y así poder el enviarlo o guardarlo.

Belén solamente dice que ella no sabe manejar el ordenador y que lo llama a él para que envíe lo que la colaboradora de Sálvame escribe. También añade que lo único que había hecho, era escribir "un beso para Jorge", que olvidó escribirlo antes, si supiera lo que le quiere el señor Vázquez.

Vídeos destacados del día

Después de dos minutos de una macro bronca, Belén le dice a Coman, de muy malos modos, que lo que había escrito estaba allí, a lo que el ecuatoguineano le contesta que da igual. Es un lío que parece banal, pero no lo es, en absoluto.

Tenemos que partir de la base que Belén llama a Coman, que estaba escribiendo en el blog, para que salga de allí. Ella entra, seguramente para leer lo que él había escrito, y cuando Coman se asoma, quizás lo minimizó para que el moreno no viera lo que estaba haciendo.

A la señora Esteban se le sigue permitiendo todo, ahora podemos apodarla la princesa cotilla, ¿pensáis que Belén mandó a Coman a otra estancia para que pudiera cotillear lo que estaba escribiendo? ¿Os creéis la excusa del beso a Jorge Javier? Aquí huele a chamusquina.