Anoche una vez más y como gala final de GHVIP tuvimos que soportar en una gala aburrida, larga, tediosa del programa la prepotencia y egoísmo de la niña mimada de Telecinco que dejo bastante de lado, en segundo plano a Aguasantas, incluso cuando se suponía que todavía no se sabía quién iba a ganar entre las dos finalistas.

Claro es que como digo “Supuestamente” no se sabía quién ganaría, la mayoría de la audiencia daba por hecho que Belén Esteban se llevaría el premio se comportara como se comportara, hiciera lo que hiciera e insultara a quien insultara.

Estaba claro desde el minuto 1 del programa que ya se sabía quién ganaría el concurso, pero como remate de gala final tuvimos que ver cómo tras unos 74 días viendo como los concursantes hacían la pelota a la mimada de Telecinco, al llegar al plató el presentador también tendió su balance de mimos y cuidados hacia el mismo lado.

Pudimos ver como incluso quiso callar y mofarse de Olvido Hormigos cuando Belén Esteban la tiraba donde más la dolía importándole en absoluto el daño que pudiera provocar.

Ha sido un programa aburrido y en el que "supuestamente" se sabía el final ocurriera lo que ocurriera dentro de la casa de Guadalix. En fin, una autentica decepción que deja bastante bajo a una cadena de #Televisión que se caracteriza por sus fantásticos programas de entretenimiento y que esta vez ha decepcionado bastante a un gran número de telespectadores.

¿Pero que podemos esperar de alguien que hicieron ganar un programa de baile sin saber bailar? Pues estaba claro Belén Esteban ganaría el concurso de convivencia aunque tampoco supiera convivir.

La Mimada de Telecinco al final explicó que iba a donar el premio, pues ya que lo iba a donar, que se lo hubieran otorgado a alguien que realmente se lo mereciera, que seguramente le haría más falta que a ella.

Vídeos destacados del día

GHVIP finalmente terminó y ahora pasemos pagina de este desagradable concurso en el que la única persona que a la que la cadena dio más importancia fue a Belén Esteban, la mimada de Telecinco. Un concurso decepcionante.