La limpieza, ese gran factor infravalorado. Todos pensamos que podemos limpiar, que esas personas que están ejerciendo su trabajo no son tan necesarias. Una bolsa arriba, una bolsa abajo. Pero, ¿qué pasa cuando este sector decide ir a la huelga? ¿Os lo imagináis? Es entonces cuando la realidad supera, en este caso, a la imaginación. Y ahí está la Estación Intermodal de Almería coronándose como la reina de la basura sobre ruedas.

Lo sufro en mis propias carnes, o mejor dicho, en mi propio olfato desde hace días.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Historias

La situación de la estación a día de hoy es la de basura inundando el suelo, papeleras desbordadas en su propio tsunami de recipientes, bolsas, zumos, etc. Servicios cerrados al público pero con una bonita imagen en la puerta de los mismos: botellines de agua, que en lugar de agua, contienen orina.

Bonito cuadro ¿verdad?

La pregunta que se viene a la cabeza al instante es ¿porque? Bien, el servicio de limpieza decidió ir la semana pasada a la huelga porque Adif (empresa estatal que se encarga de administrar las infraestructuras ferroviarias) ha llevado a cabo despidos en Almería y Sevilla. Esto ha sido la gota que ha colmado el vaso tras un año en el que se ha producido un recorte del 23% de su salario. Al parecer de momento no ha habido entendimiento y la huelga continúa siendo indefinida.

Reflexionando la situación como mínimo se presenta denigrante. Denigrante para los trabajadores que se han visto sometidos a recortes (lo cual resulta muy novedoso ¿no? últimamente en las noticias se han puesto por bandera el "hemos salido de la crisis"), para los trabajadores de la propia estación que se ven obligados a trabajar en semejante estercolero, y para los ciudadanos que nos vemos obligados a pasar día tras día por allí.

Vídeos destacados del día

Desde aquí, espero que todo el mundo se haga eco de este problema, porque es un problema en mayúsculas, y que lo más pronto posible se llegue a un entendimiento. Esos trabajadores se merecen recibir un salario acorde a las actividades que realizan, porque basándonos en el refranero español "uno no sabe lo que tiene hasta que lo pierde". Y todas las personas que pasamos por la estación en estos días, ahora somos muy conscientes del grandísimo trabajo que hacen esas personas. Empecemos a valorar a las personas que tienen empleos tan sacrificados y difíciles como éstos, y a no poner en un pedestal a los que ven esto desde la barrera.