Nuestro país es el segundo del mundo, por detrás de el gigante Chino, en kilómetros de alta velocidad. Pese a no ser el pionero en la alta velocidad como Japón o Francia, desde 1992 somos una de las principales potencias en cuanto al transporte de alta velocidad ferroviario. 2.500 kilómetros de vía de alta velocidad recorren nuestra geografía, solo nos supera con 11.000 kilómetros un país muchísimo más extenso como es China.

Donde somos líderes sin discusión es en el ratio de kilómetros/población, con 54 kilómetros de vía por cada millón de habitantes, por debajo nuestra quedaría Francia con 31, Bélgica con 19 y Japón con 16.

China al contar con 1.300 millones de habitantes queda en las últimas posiciones con 8 kilómetros por cada millón de habitantes. En los próximos años nuestra distancia respecto a otros países incluso aumentará con la ampliación de líneas.

La rentabilidad es otro tema, desgraciadamente aquí salimos mal parados, aunque no es un problema exclusivo español, ya que a alta velocidad no es rentable en general, solo hay dos líneas en el mundo que han alcanzado cifras rentables, Tokio-Osaka y París-Lyon. Los estudios consideran que solo son rentables las líneas de media distancia entre areas metropolitanas grandes que se encuentren con una gran congestión de tráfico. Algo no aplicable al modelo español que extendido en demasía las líneas que además no encuentran unos beneficios económicos constatables en las zonas donde se extendienden las líneas.

Vídeos destacados del día

Estos informes revelan la realidad de otra nueva equivocación de las administraciones socialista y popular, vendieron a los ciudadanos y a las ciudades una esperanza de cambio con la llegada de la alta velocidad. Salvo casos puntuales, para la mayoría de la población no está resultando ser un avance, ni ha aumentado económicamente el nivel de vida de las ciudades. No podemos olvidar las grandes esperanzas que había en ciudades como Valladolid, Zaragoza etc, con la llegada del Ave. Los precios siguen siendo altos y el coste también para unas administraciones que encima se empeñaron en hacer aeropuertos en casi cada capital de provincia que se lo proponía. ¿Quien diseñó estos despropósitos? no se olviden de ello cuando vayan a votar.