El Cristianismo es una de las religiones que cuenta con más seguidores en el mundo y la primera en España, antiguamente fue una institución muy poderosa pero actualmente está perdiendo muchos feligreses y en consecuencia fuerza frente a otras religiones.

Ese declive se debe a que la gente de hoy ya no cree en los valores que predica la iglesia, hay una profunda desconexión ya que no se actualiza ni se adapta a los tiempos de hoy, ni siquiera el actual Papa Francisco que puede considerarse “un moderno” puede lograr la refundación de la iglesia, existen ciertos temas escabrosos e incómodos de la sociedad de hoy que van en contra de unos ideales muy predeterminados, eso sí no es la única razón de éste debilitamiento, también tienen mucho que ver los escándalos eclesiásticos que salen a la luz pública y que deterioran aún más la imagen de la iglesia porque ya ni respetan los votos monásticos que llevan instaurados en el cristianismo desde siempre, uno de los escándalos que cumple esta norma es el escándalo de Rouco Varela.

El expresidente de la Conferencia Episcopal dejó la casa arzobispal después de estar viviendo allí seis meses con todos los gastos pagados y se ha ido a vivir a un ático excesivamente ostentoso de 370 metros cuadrados en el centro de la capital de España con una cuantía que asciende a 1.200.000 euros, además la diócesis madrileña le hizo una reforma integral que ascendió a 400.000 euros porque a Rouco Varela no le gustaban algunos aspectos de su hogar, el ático cuenta con seis habitaciones, cuatro cuartos de baño y está dotado con todas las comodidades que el expresidente pidió expresamente para poder entrar a vivir.

Toda está espectacular “oda” deslumbrante a la ostentación no tiene nada que ver con esos votos monásticos o canónicos que distinguen a un religioso por encima del resto y que son la vía directa a la salvación del alma renunciando a los tentadores placeres terrenales, el señor Rouco Varela parece empeñado en imitar comportamientos más propios del “señor de las tinieblas” que de Jesucristo, además acentúa esa lejanía con la gran masa de españoles que lo están pasando francamente mal por no tener empleo y que en muchos casos son desahuciados de sus casas, algunos no tienen capital ni para una tristísima barra de pan, éste “religioso” se exhibe como una “estrella del pop” y sorprende la aceptación y la buena acogida que ha tenido este escándalo entre los obispos españoles.