El despido de MVS Radio de la periodista Carmen Aristegui, que se ha calificado como un ataque a la libertad de expresión, sigue levantando polémica entre los que están a su favor y los que están en contra. Quizá no sea para sorprenderse el hecho de que quien apoya a Carmen al 100% es el pueblo, mientras que su apoyo entre periodistas se divide por la mitad.

Algunos, quienes luchan igual que ella por exponer las trampas del Gobierno, los engaños y los robos cínicos de nuestros gobernantes están de su lado. Otros, quienes envidian o tienen línea, deben favores, reciben dinero o quieren conservar su trabajo bajo la planta del pié de los "más poderosos", están en su contra.

No la apoyan, incluso la critican. Pero hay un tercer grupo, el del gobierno, que por razones obvias aplaude la decisión de MVS Radio, desaprueba Méxicoleaks y se va con todo en contra de Carmen Aristegui.

Pocos son los que se atreven a hablar, pero otros, lo hacen sin problema, sin sentimientos, sin preocupación… como Vicente Fox, el expresidente mexicano que durante la caravana por algunas ciudades de EUA que hicieron los padres de los jóvenes desaparecidos en Ayotzinapa, sugirió incluso a los padres de los 43 normalistas que "se dejen de cosas, acepten la realidad, no pueden vivir eternamente con ese problema en sus cabezas, sigan su camino que el país también debe seguir avanzando" y agregó "Qué bueno que quieren tanto a sus hijos. Qué bueno que los extrañen y los lloren tanto, pero ya tienen que aceptar la realidad" ¡ups! Él, ha opinado que no está de acuerdo con Aristegui porque ella "siempre le está buscando el prietito al arroz solo para tener más audiencia en su programa".

Vídeos destacados del día

Por supuesto, como buen expresidente defendió a quienes como él -sólo quizá- han actuado para beneficio propio mientras han tenido el poder, así, al ser cuestionado sobre cómo cree que México recuperará la confianza en los gobernantes y las instituciones después de ser testigos de casos como los relacionados con las residencias de funcionarios o la misma millonaria "casa blanca" de la familia presidencial, Fox dijo que sólo eran palabras y que hasta hoy nadie había probado que eran ilegales. Lo que sí era un hecho es que la oposición en México sólo buscaba pretextos para movilizarse en las calles y "entorpecer la marcha del país".

La declaración del expresidente se da en el marco de una caravana por algunas ciudades de Estados Unidos que iniciaron padres y familiares de los 43 normalistas, desaparecidos desde el 26 de septiembre de 2014.