Obama se ha manifestado sobre lo que sucede en Venezuela y ha declarado que el país revolucionario, es "una amenaza para la seguridad de Estados Unidos". Con este pretexto, La Casa Blanca ha prohibido la entrada en territorio estadounidense a siete altos cargos venezolanos y además, ha congelado sus activos.


En la orden ejecutiva presentada, el presidente de los EEUU declaraba "que la situación en Venezuela, incluida la erosión de garantías de Derechos Humanos por parte del Gobierno de Venezuela, la persecución de oponentes políticos (...) constituyen una amenaza inusual y extraordinaria para la seguridad nacional y la política exterior de EEUU, y declaro una emergencia nacional para tratar esa amenaza".


El Presidente Obama ha declarado también que: "El Gobierno venezolano debería liberar a todos los prisioneros políticos», que según el gobierno de Venezuela, son delincuentes, pero claro, «que sabrán estos Venezolanos de su propio país».


Está claro que Venezuela, según, Obama es una amenaza para EE.UU, como en su día lo fue Afganistán, Irak o Siria. Aunque claro está, que los EE.UU no tienen ningún interés comercial en el país de Bolívar, sí, Venezuela tiene petróleo, pero no tiene papel higiénico, ¿qué interés puede tener la potencia hegemónica en un país así?, entiéndase la ironía. Aunque me haya, dado el lujo de hacer una broma, el tema es muy serio, pues en muchas ocasiones, cuando EEUU habla de democracia en otros paises, la cosa termina en una invasión en nombre de la misma y no debemos olvidar, como impone EEUU su democracia. Tenemos los casos de Afganistán, Irak o Siria, donde no ha quedado democracia pero sí muerte y destrucción.


Por lo que no sería extraño, que pronto se pueda ver la movilización del ejército americano en Venezuela. Además, así fomentarían la actividad económica de una de sus mayores industrias: la armamentística. Cabría destacar que, para esto, habría que preparar a la opinión pública, pero claro, Venezuela no tienen muy buena prensa, a nivel internacional, sino que le pregunten a Eduardo Inda, por lo que la opinión pública, puede ser que en parte, acepte la barbarie, que supondría dicha intervención. Además, teniendo en cuenta las últimas intervenciones militares de los EEUU, realmente no les importa lo que opinemos.


En Irak se equivocaron y realmente no había armas de destrucción masiva (quien sabe, igual se las llevaron a Venezuela), y seguramente, también se estén equivocando respecto al país latinoamericano y su supuesta violación de derechos humanos y persecución a la oposición. Ahora, lo que si es cierto sobre Venezuela y creo que es sabido por casi todo el mundo, dada la trascendencia de la noticia, es que, no hay suficiente papel higiénico para todos, y eso, es algo que en pleno s. XXI no se puede consentir.


Cierto es que, con la revolución bolivariana, ahora hay menos analfabetismo y menos pobres, pero, ¿que importa eso?; ¿que importa el desarrollo humano de los más desfavorecidos, si no hay papel del baño?; ¿acaso hay democracia si no puedes ir al baño con un suave papel higiénico?. En este sentido, creo que sí debería haber una intervención militar del ejército de los EEUU para garantizar el papel del wáter a toda la población civil y así tener una democracia limpia, con esto último dejo de hacer bromas para siempre.