Cómo han cambiado las cosas en apenas dos meses. En 2014 el Real Madrid acabó ganando el Mundialito de Clubes y alcanzó la cifra récord de 22 victorias consecutivas. Cristiano estaba en un momento muy dulce de forma, muy al contrario que su archienemigo Leo Messi, del que se especulaba sobre su posible salida del Barcelona en verano y cuyo equipo no terminaba de carburar.

Pero en 2015 la tendencia se ha invertido en estos dos jugadores, sobre todo desde que Cristiano Ronaldo recogiese el premio al mejor jugador del mundo, el Balón de Oro. El portugués no ha vuelto a desmostrar el nivel que se le vio en los meses finales del año pasado y el argentino Messi ha rendido de una forma muy distinta a la que se le había visto en los primeros compases de la temporada.

Leo ahora corre, asiste, marca y se le ve con una ambición que parecía haber desaparecido un poco durante unos meses.

De hecho, la trayectoria que llevaban estas dos estrellas del fútbol han cambiado de tal manera que ahora mismo Messi ya ha alcanzado a Cristiano como máximo artillero de la temporada 2014/15 en la Liga BBVA. Desde la ceremonia del Balón de Oro, Leo ha marcado 16 tantos por sólo seis del portugués, entre todas las competiciones.

Esta tendencia también ha tenido una repercusión en lo que a la trayectoria de sus respectivos equipos se refiere. Aunque Real Madrid y Barcelona tienen encarrilado su pase a los cuartos de final de la Liga de Campeones, en la Copa del Rey los merengues fueron eliminados en octavos por el Atlético de Madrid y los culés ya están en la final, en la que se medirán al Athletic de Bilbao.

Vídeos destacados del día

Y en lo que en al torneo liguero se refiere, el Barça ha recuperado el liderato y el Madrid ya acumula a estas alturas tantas derrotas (5) como en toda la Liga pasada.

El nivel de estos dos jugadores en su trayectoria es muy alto de todos modos. Tras alcanzar esta cifra de 30 goles, son las únicas personas que lo han conseguido alcanzar en cinco temporadas, según el periodista deportivo de datos Mister Chip. Cristiano lo ha conseguido en temporadas consecutivas y Messi en campañas alternadas.

Independientemente de quién sea el campeón y el máximo goleador al final del año, lo que está claro es que tras el Balón de Oro ha habido un cambio entre estos dos 'cracks' mundiales. Cristiano, a menos; Messi, a más.