El jueves pasado perdió España con la victoria en el #Reality de usted, señora Esteban. No me creo que tantos votos estuvieran a favor de su paso por este concurso, de su manera de actuar y la fuerza mal entendida, sin olvidarnos de su forma de ser auténticamente despreciable.

Me quedé estupefacto ante la reacción de su íntimo amigo, Jordi González, y de la entrevista tan amplia y favorecedora que le hizo, obviando quizás, que su querida Agüita se encontraba en el plató y, lo mismo , necesitaba la misma atención que usted, para ser justos y ecuánimes, pero, la verdad no fue así, y la gala final se convirtió en la resolución de sus cuitas particulares con el resto de concursantes.

Muchos momentos se pueden rescatar de aquella noche, puesto que fue usted, como siempre en #Telecinco, la protagonista máxima, no por ello ejemplo de nadie. Habló de Kiko Rivera, acuérdese, cuando dijo que la señora Isabel Pantoja siempre le había tratado con mucho cariño y que Sálvame no tenía responsabilidad de donde estaba ahora mismo.

También criticaba el motivo de que alegaba Kiko de necesidad, apostillando que tenía cinco mansiones. No es usted precisamente la más indicada para hablar de poder económico, si quiere hacerlo, muestre el estado de sus cuentas, y en base a eso , critique.

También reseñable su actitud con algunos compañeros como Ángela Portero. Menos mal que tuviste la pleitesía de todo un programa retratado con la actitud de Jordi González, al vetar algunas imágenes por contener un fuerte contenido sensible.

Vídeos destacados del día

Dicho contenido se refería al momento en el que usted llamó drogadicta a su compañera.

Desde este balcón me gustaría decirle que quién no tiene su casa bien limpia, no debe llenar la de la vecina con la misma basura que habita, o residió, en la suya. Ante la torpeza del programa, Jordi se escudó en la negativa de la Portero a seguir hablando del tema para poder salvar su imagen, una vez más.

En definitiva, no le puedo decir que me alegre por usted, porque no ha sabido convivir y, encima, se ha jactado de ello. Ha tenido su enfermedad todos los días en su boca, con unos niveles un tanto extraños, permítame que lo dude.

Solo terminar diciéndole que ha ganado un concurso porque Telecinco ha querido que se alce con la victoria, puesto que la edición de los vídeos, ciertos cortes en la emisión del 24 horas y la continuo visionado de sus confesionarios han ayudado al hecho final. Qué bien tiene que sentar ganar con todos los ases bajo la manga.