Belén Esteban afronta hoy la final de Gran Hermano VIP. Mucho dinero ha ganado por aguantar tantos días en el concurso de Telecinco. El Reality está obteniendo unos números buenísimos en cuanto a audiencia se refiere y como no, Belén ha sido la principal estrella, por ello independientemente de que gane el concurso, le ha merecido la pena, al menos monetáriamente entrar en el programa.

En lo personal, veremos si le compensa, lo cierto es que como televidente, a veces me genera sentimientos encontrados, parece una persona que pese a un éxito televisivo sin parangón, ganado a partir de tener una hija con un torero, ha sido muy castigada por la vida o al menos eso se desprende de su comportamiento.

En el fondo pocos dudamos de que su éxito es el de ser alguien de barrio que conecta por su naturalidad con el público.

Más allá de eso, también vemos una hipersensibilidad de la "Esteban" a casi cualquier cosa que suceda, tanto dentro como fuera de la casa, malpensada y con comportamientos que a veces rebelan una inseguridad. En otros momentos la soberbia de quien se sabe con una legión de seguidores sale a flote, pero la duda está presente, ¿me seguirá queriendo el público?

El precio de la fama a veces es caro y en el caso de Belén, no ha llegado por ser una buena actriz o cantante, tampoco por ser una buena escritora. La prensa rosa es cruel y más en su versión "chabacana", la que no ofrece la revista "Hola", su vida ha sido y es escrutada, criticada y seguida con avidez por unos medios que ven en ella la gallina de los huevos de oro.

Vídeos destacados del día

Su programa "Sálvame" ha visto como en más de una vez la absurdamente llamada "princesa del pueblo" ha tenido que ausentarse del programa por periodos. Su pasado lleno de rupturas y coqueteos con malas compañías le han pasado factura. No es una mujer mayor pero cuando la ves con sin maquillar y en la tumbona no puedo evitar acordarme del actor Mickey Rourke, otra persona castigada por la vida y los excesos, que nos han privado de un actor que ha podido tener más éxito.

Belén, seguro que descansará unas semanas y luego volverá a su vida, aunque parezca que cada año que pasa envejece 5 años. El precio de estar en la picota y bajo la lupa de millones de personas. El precio de la fama existe y en ella se ve reflejado.