Una Mujer se casa consigo misma por todo lo alto en Estados Unidos para celebrar la vida y el amor. Se supone que la vida y el amor a sí misma. Es de imaginar que no habrá discutido mucho por los preparativos de la celebración, que en bodas más normales se convierten a menudo en un infierno. No solo han de estar de acuerdo los dos miembros de la pareja, también los padres de ambos contrayentes, que es lo más complicado, aunque cada vez más los protagonistas suelen tirar por la calle de en medio y hacer su santa voluntad, indiferentes a las opiniones de los allegados. Al fin y al cabo son ellos los que se casan y ellos han de decidir los detalles.

Más de una pareja ha roto relaciones por la guerra que se establece entre dos familias por culpa de los deseos enfrentados de ambas.

El motivo de esa boda singular consigo misma, que no es legal, oficiada por su hermana, pastora de una iglesia, es celebrar a sus 40 años la vida y el amor. En Estados Unidos hay iglesias para todos los gustos y necesidades. Dice esta mujer casada consigo misma que fue una boda normal, salvo el hecho de comparecer sola ante el altar, pero contando con diez damas de honor que a buen seguro cubrieron el hueco de una pareja.

Si esta mujer considera normal su matrimonio, se supone que, dada la dificultad de la convivencia, discutirá a menudo consigo misma y tal vez un día se divorcie de sí misma o en caso de un fuerte enfrentamiento con una parte de sí misma se vaya la otra parte a casa de sus padres por una temporada.

Vídeos destacados del día

Hay que preguntarse que en caso de divorcio qué parte de sí misma se quedará con unas cosas y la otra parte con qué otras cosas.

Para que no le faltase de nada en esa boda consigo misma se marchó de luna de miel por un circuito que incluía Laos, Camboya y Dubai, lo que no es un viaje normal de una pareja normal. Es previsible que en la noche de bodas también se daría satisfacción a sí misma.

Peor caso que éste es el de una joven de la India que se casó con un perro para romper una maldición después de que un santero comunicara a sus padres que su familia había sido maldecida. Muchas personas solas no es que estén casadas con su perro, aunque mantienen con él una relación de pareja blanca estable, apoyándose uno en el otro.