A pesar de que el Ministro #Wert no ha sido capaz de sacar adelante ninguna de las reformas educativas que ha planteado durante esta legislatura, una virtud debe de reconocérsele al bueno de José Ignacio, la de poner de acuerdo, en su contra, a toda la comunidad educativa. Ahora, con la polémica ley de la reforma universitaria del 3+2, ha vuelto a conseguirlo.

La Secretaria de Estado para la Educación, Montserrat Gomendio, declaraba, en el programa de Carlos Herrera, que este cambio se debía a la necesidad de equiparar el sistema universitario español al de otros países europeos desarrollados como Gran Bretaña, Francia o Alemania (¿pero esto no lo hicimos, hace apenas unos años, con la implantación del Plan Bolonia?) y enfatizaba que este sistema de 3+2 es la causa principal de los buenos resultados académicos obtenidos por nuestros vecinos europeos.

Sin embargo, en estas demagógicas declaraciones, se le olvidó mencionar, a la vocera de Wert, los exigentes sistemas de selección del alumnado en estas Universidades europeas, su preocupación por no masificar sus aulas, la promoción de su personal docente, el apoyo material, económico y tecnológico para la formación de sus alumnos, etc, etc.

Puesto que ninguno de los aspectos mencionados anteriormente parece que vayan a ser subsanados por la aplicación de este Real Decreto, el cambio parece ser simplemente el enésimo intento de sacarle la pasta a los estudiantes. Si bien empezábamos este artículo con una simple operación aritmética, esta que se plantea tampoco es compleja: si la matrícula de un año de Grado ronda los 1.200 euros, mientras que un año de Master oscila entre 3.000 y 6.000 euros ¿Qué curso es más económicamente rentable para las Universidades? Pues el Ministro dice que no, que el nuevo sistema va a ser más económico puesto que los alumnos se van a graduar en 3 años y, que si ellos quieren, podrán ahorrase el gasto del cuarto.

Vídeos destacados del día

Pero, Señor Ministro, en un país con más de 4 millones y medio de parados y, probablemente, con los parados más formados del mundo ¿Quién va a contratar a un recién graduado? Vamos, que nos tocará rascarnos el bolsillo y seguir formándonos, gastándonos el dinerito durante dos años en estos maravillosos y salvadores Másters.

Además, como cualquier película que se precie, esta también tiene sus buenos y sus malos. El malo, el de siempre, el Ministro peor valorado de la historia de España, el Sr. Wert, los buenos, en este caso, los Rectores de las Universidades españolas. Pero no se confíen, no vaya a ser que estos sean lobos disfrazados de corderos. Aunque la Conferencia de Rectores (CRUE) ha prorrogado la nueva ley por dos años, no hay colectivo al que le haga más "tilín" la aplicación de los Másteres (dinerito para sus arcas universitarias). Sin embargo, para evitar una más que probable rebelión en las aulas, no han tenido más remedio que prorrogar esta ley. Ni los alumnos ni los docentes creo que vieran con buenos ojos una nueva reforma universitaria en menos de 10 años, sobre todo como se suelen hacen las cosas aquí en nuestro país, a coste cero.

¿Ya recuerdan la rima?

#Universidad