Yo no soy una persona políticamente activa, cumplo con mi deber y derecho como cualquier ciudadano de asistir libremente a votar y a expresar mi opinión, pero la verdad es que en estas próximas elecciones a mi, como a la gran mayoría de los españoles, el desencanto puede ser la principal causa que nos haga inclinarnos hacia un partido u otro.

Todos conocemos a las dos mayores fuerzas políticas en España y poco les puedo decir de ellas que no conozcan, pero sinceramente me horroriza la alternativa, he sido testigo de lo que un gobierno populista le hace a un país y la verdad no es nada agradable.

A todos nos gusta escuchar que se hará la voluntad del pueblo, que habrá dinero y trabajo, que nos jubilaremos antes y viviremos felices como perdices, lo cual parece indicar que después de casi treinta años de democracia todos nuestros gobiernos lo han hecho verdaderamente mal.

Me atemoriza que los españoles estemos pensando seriamente en darle la mayoría a un partido que sin haber llegado aún a una posición relevante, ya cuente en su haber con escándalos sobre su financiación, se le vincule con bandas armadas y muestre su apoyo al actual gobierno Venezolano.

En estos tiempos que corren es fundamental dejar de creer en las promesas electorales ya que sabemos que son solo eso, dejar los colores de lado y comenzar a pensar y recapacitar un poco más. No creo en las soluciones fáciles, pero tampoco creo que debamos basar nuestras decisiones por lo que pensamos pueda ser, ahora mas que nunca creo en el valor del dicho "mas vale malo conocido que bueno por conocer".

No puedo ni quiero influir en una decisión tan importante como el futuro político de nuestro País, pero cada día que pasa y mientras más información recibo sobre Podemos y sus lideres, mas me asusta la perspectiva de lo que puede llegar a pasar si llegan a colocarse en una situación de poder.

Vídeos destacados del día

Lo que si tengo verdaderamente claro es que, para mi, Podemos nunca sera una alternativa viable para gobernar mi futuro ni el de mi hijo.