No se puede juzgar a alguien por cosas que todavía están por hacer, pero sí por su intención y por los hechos que llevan a pensar si tal gobierno o tal persona suele ser coherente con sus palabras. De todas las medidas nuevas que anunció ayer el Gobierno, sólo me detendré en una de ellas, aquella que se refiere a la #Corrupción y por tanto a la salud democrática de nuestro Estado.

Resulta que ayer el Presidente aseguró que en esta legislatura se aprobará finalmente la reforma de la Ley General Tributaria. Incluirá la publicación a final de año del listado de deudores que hayan acumulado más de un millón de euros sin pagar en plazo voluntario a 31 de julio de este año.

También, según fuentes de Hacienda, «la publicación de las sentencias condenatorias firmes de delitos contra la Hacienda pública que alcancen firmeza tras su entrada en vigor, aunque deriven de hechos acaecidos previamente».

Me pregunto por qué no lo han hecho durante estos años de gobierno y quieren esperar a que pasen las elecciones. Me pregunto por qué, teniendo Montoro la lista Falciani en la mano, no quiso hacerla pública pero sí aceptará esta nueva Ley Tributaria que señale con nombres y apellidos a todos aquellos que evaden impuestos, que defraudan a la hacienda pública.

No es serio que en un país que se autodenomina democrático sean los periódicos quienes rebelen los datos más importantes de los defraudadores españoles. No es serio que teniendo el Ministro de Hacienda en la mano una lista con todos los nombres y datos y cuentas de las personas con cuentas en Suiza, decida esconderla de la población en vez de anunciar que "señores, gracias a Falciani vamos a recuperar tantos millones de euros de fulanito de tal y benganito de cuál que llevan años riéndose de nosotros".

Vídeos destacados del día

La verdad es que no, no es serio que tras este espectáculo oscurantista aparezcan en el Congreso a decir que van a publicar el listado de deudores. Si tanto les importa, ¿por qué no publicitan ya la lista Falciani que está en sus cajones?

En ella se esconden los nombres de los clientes con cuentas en el banco inglés HSBC de Ginebra, Suiza, que grabó en un CD el informático Hervé Falciani y se ha convertido en la mayor filtración bancaria de la historia.

La información sobre 659 presuntos evasores fiscales en España se entregó al Ejecutivo de Zapatero en 2010, que lo notificó mediante la Agencia Tributaria a 558 de ellos para que regularizaran su situación. Ese momento se conoció como la Amnistía Fiscal y permitió a defraudadores que habrían tenido que afrontar penas de prisión quedar totalmente absueltos por pagar sus deudas a un impuesto mucho menor.

Los españoles que más destacan son Emilio Botín, presidente del Banco Santander y su familia, que además de contar con la mayor cantidad de dinero en el banco tienen un entramado de empresas que saltan de Europa a Panamá y a las islas vírgenes británicas; la Familia Luca de Tena fundadores del periódico ABC y accionistas de Vocento; Jordi Pujol Junior, que mantuvo una cuenta abierta hasta 1995; Ramón López Vilas, ex magistrado del Tribunal Supremo; Alfons Godall, ex presidente del Barça; Fernando Alonso, Alicia Koplowitz, etc, etc.

Ante esta revelación, si el Ejecutivo de Rajoy quiere sonar mínimamente creíble, debería al menos publicar la lista íntegra y perseguir judicialmente al banco HBSC por crear sistemas para evadir impuestos, confabular con algunos clientes para esconder cuentas negras no declaradas a las autoridades fiscales nacionales y colaborar con criminales internacionales, empresarios corruptos. Sin actos que respalden sus palabras, lo siento señores, pero no tienen absolutamente ninguna credibilidad. #Mariano Rajoy