Días después de que el Estado Islámico torturara y quemara a un piloto jordano y la unión de diversos estamentos musulmanes en contra del grupo terrorista, la situación parece no acabar y está tomando dimensiones monstruosas. Por mucho que las organizaciones internacionales denuncien y manifiesten su repulsa ante semejantes actos, estos asesinos continúan su ola de terror hacia los prisioneros y la población.

Ya la pasada semana cortó las manos a tres mujeres y han dado treinta latigazos a cinco hombres por el simple hecho de utilizar los teléfonos móviles en la ciudad de Mosul. Hablar de esto en pleno siglo XXI parece algo irreal pero no, estamos hablando de unos terroristas asesinos muy reales.

El último acto ha sido increiblemente cruel, pues han ejecutado y quemado a más de cuarenta personas al oeste de Irak. En su mayoría estos prisioneros eran miembros de la policía y de las milicias suníes a favor del gobierno. Pero hay algo muy indignante en todo ello y es que estas ejecuciones se cometieron en las cercanías de una base militar donde hay unos 300 militares norteamericanos.

Estos hechos cometidos por el Estado Islámico hace que gran parte de la población nos preguntemos qué hace Estados Unidos y las coaliciones internacionales sin mover un sólo dedo para erradicar a estos criminales de una vez por todas. Viendo la situación siempre observamos que cuando no hay intereses económicos en una zona, todos echamos la vista a un lado. Dejamos que muchos países sufran en sus entrañas la barbarie de extremistas, tiranos y señores de la guerra que campan a sus anchas sin que nadie les pare los pies.

Vídeos destacados del día

Veánse los casos de países como Somalia, Siria, Nigeria, y seguiría con una lista interminable, en la que los gobiernos occidentales no mueven un sólo dedo.

Este autodenominado Estado Islámico poco a poco está tomando todo el país y si nadie lo remedia llegará el momento en que todo Irak sea suyo, y cimentará su poder en base a miles de personas ejecutadas y masacradas porque Occidente no hizo nada.