El hijo de la Pantoja volvió a decepcionar a sus seguidores, abandonando la casa de Gran Hermano, después de avisar varias veces. No es nuevo en estas lides, ya pudimos verle cayendo en otro #Reality, en este caso por problemas de salud; de no tenerlos seguro que hubiera abandonado, aunque fuera por cualquier excusa peregrina.

Quien se haya sentido decepcionado por la marcha del hijo de la cantante es que algo esperaba de este señor. Parece complicado que alguien pueda esperar algo de él a estas alturas pero sí, existe público identificado con este personaje de la prensa rosa. Los españoles nos sorprendemos muchas veces de la cantidad de dinero que mueve este tipo de programas, gente sin talento para la música se ponen como DJ y ganan dinero por ser hijos de quienes son, aprovechan su fama para ganar dinero y que siga la rueda.

Los gobiernos permiten que el pueblo se distraiga viendo estas "memeces" para no pensar en cosas más serias, la realidad que nos acucia.

¿tiene el pueblo derecho a llegar a casa y ver a Belen Esteban en vez de estar viendo un programa de Sanchez Dragó? claro que lo tiene, y el pueblo decide ir a lo fácil, lo sencillo, lo mundano. Con este tipo de programas la gente tiene algo en común por lo que hablar, lo mismo que la liga de fútbol, que en los telediarios se limita a hablar día tras día de Madrid y Barcelona, con el respectivo acompañante cada temporada (llámese Atlético, Valencia o Sevilla).

¿Cuantos canales hay en la TDT? muchos y más si tenemos #Televisión de pago, pero la gente sigue pulsando el botón del mando y viendo a gente que realmente no aporta nada positivo a la sociedad, quizás la culpa no sea de nadie o sea de todos. Mientras escribo esto seguro que el hijo de Isabel Pantoja estará pensando en la "pasta" que ha ganado y cómo hacer uso de ella.

Vídeos destacados del día

El negocio es el negocio y hacen bien en aprovecharse de unas televisiones que se sirven de personas vacías de contenido para ser el pasatiempo de millones de españolitos que siguen sus andanzas.