Primero se negaron en rotundidad a negociar con la Troika, para posteriormente aceptar hacerlo con representantes de la Comisión Europea, el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI), o lo que es lo mismo, la Troika pero con otro nombre. Esta semana al Gobierno de Alexis Tsipras le ha tocado volver a bajarse los pantalones frente al mundo entero y, faltando a sus promesas electorales, ha pedido una prórroga de seis meses del rescate. Eso sí, dicen, sin medidas de austeridad. O al menos esa es la propuesta que han hecho hoy y que aún no hemos podido conocer pero que se basa en el documento elaborado por el comisario de Economía, Pierre Moscovi.

En un escueto mensaje en Twitter de esta misma mañana, el presidente del Eurogrupo, Jeroen Djsselbloem, acaba de confirmar que ha recibido la petición de prórroga del Programa de ayuda. En concreto el tuit decía: "Recibida la petición griega de seis meses de extensión" y no ha respondido a ninguna cuestión sobre la naturaleza de las peticiones y las condiciones de estas.

Recordemos que esta misma semana, el portavoz del Gobierno, Gavriil Sakelaridis aseguró que no negociaría una prórroga ni "con una pistola en la sien". Hoy el mismo portavoz del gobierno no ha querido calificar la ampliación del rescate como tal y ha preferido denominarla "una prórroga del préstamo acordado a sus socios europeos" por si hay algún despistado por ahí que de repente se lo traga. Tsipras se ha comprometido a no adoptar medidas que puedan llevar a generar más déficit y que para ello estaría dispuesto a alguna concesión más.

Vídeos destacados del día

Tras el subidón inicial de ganar las elecciones al gobierno le ha tocado poner los pies en el suelo y comprender que no pueden pasarse la vida encima de un edificio prometiendo que saltarán. Porque igual alguien les deja, y punto.

Expertos económicos del propio país llevaban asegurando toda la semana que si Grecia no cedía y pedía más dinero no iba a poder hacer frente a "sus obligaciones" en el plazo máximo de un par de semanas. Según el diario griego Ethnos, Varoufakis habría explicado que "debemos extender el contrato de préstamo unos meses para tener suficiente estabilidad para que podamos negociar un nuevo acuerdo entre Grecia y Europa".