Cuando le falta muy poco, para cumplir los 31 años, el "niño", empieza a buscar nuevas alternativas al futbol. Fernando Torres, sin jugar en el Real Madrid o el Barcelona FC, siempre ha sido rifado por los más grandes marcas y ha tenido una gran proyección internacional.

Ahora que ya va asimilando, que su paso por el #Fútbol, tiene los días contados, el niño ha abierto en Madrid dos gimnasios, uno de ellos muy cerca del Calderón, de donde nunca se quiere ver desvinculado. También se está preparando para volver a hacer publicidad.

Alternativas, que le asegurarán seguir con su vida profesional de otra manera y fuera del fútbol. Ello denota que ha madurado y está preparando su futuro y el de su familia, para cuando llegue su retirada del activo en los campos.

Tras una larga temporada fuera de España, ha regresado al Atlético de Madrid como secundario de lujo y con el tirón que tiene al margen de lo deportivo, donde el futbolista que se mantiene muy bien, sigue levantando la euforia entre las jovencitas.

Mientras llega ese momento, el deportista sigue dándolo todo en el campo de su vida, que tras siete años, jugando fuera de España, le ha recibido como al gran futbolista que es. En 2007 se marchó del Atlético, siendo su fichaje el más caro de la historia del Liverpool y al día de hoy, sigue siendo el futbolista español por el que más se ha pagado.

Ahora que empieza el desfile de españoles a campos fuera de nuestro país, es cuando Fernando Torres vuelve. Aunque nunca se fue, llevando a su equipo de siempre y a nuestra selección siempre con él. Selección que grandes alegrías y amigos le han dejado. Dos Eurocopas y un mundial en los logros con la roja y amistades como Pepe Reina, Xabi Alonso o Juan Mata.

También decir, que el futbolista halló su estabilidad en lo personal con su pareja Olalla Domínguez, su novia de toda la vida, con la que tiene dos hijos. Nora y Leo de 5 y 4 años respectivamente. Nada más puede pedir. Tan solo lo que ha hecho. Arriesgar en su faceta profesional y establecerse un futuro para cuando deje los campos.