Cuando en otras materias es superlento, que puede tardar no sé cuántas generaciones en tomar una decisión, el Tribunal Constitucional español ha fallado por unanimidad suspender la consulta catalana, la que sí se celebró de manera simbólica, con aquellas entrañables urnas de cartón parecidas a microondas. Ello ha desagradado a casi toda Catalunya. Digo casi toda por que los catalanes unionistas lo han celebrado, mostrando una vez más un sectarismo que ellos mismos aplican a los nacionalistas.

A los catalanes se nos activa la ironía de una manera que puede ser contraproducente a los que atacan a Catalunya, incluso cuando ahora van contra Albert Rivera cuando deja de ser el escudero fiel de España y se convierte en un rival más de ellos, aunque tengan sus mismas ideas e inquietudes.

En mi página de Twitter, he resumido la indignación en clave, no de agente secreto 007 con licencia para ser sarcástico, sino así: “El TC suspende la consulta del PC, y Catalunya se siente MM por la DF. Ahora diríamos 4P a los de los MDC que atacan a Catalunya, pero para PR, MSLP España”.

No aclararé la clave de las siglas. A veces es mejor no decir el truco, como los magos. Que cada uno saque sus conclusiones. Cuando se toma esta decisión, demasiado rápida sabiendo cómo es de rápido el TC, es imposible evitar pensar en que turbios intereses políticos impiden que asuntos que Gran Bretaña ha llevado ejemplarmente (lo de Escocia) y Canadá también (lo del Québec), aquí no se hayan podido llevar con la suficiente calma para resolverlos.

Y más aún con la suspensión del juez Santiago Vidal, que cualquiera se da cuenta de que es más por motivos políticos e ideológicos, cuando colegas suyos españoles tienen una ideología que deja que pensar...

Lo triste es que actitudes como las demostradas con el antes aliado Albert Rivera dan votos, son muestra de una mentalidad medieval, que ahora en buena parte del mundo se califica de imperialista. Recuerda a cuando el “NO-DO”, sí, ese mismo, en 1952 hablaba de los habitantes de la Guinea Española (desde 1968, Guinea Ecuatorial) calificándolos como incapaces para gobernar ni mandar simplemente por que eran negros y no blancos.

O a esos americanos que hace una década decidieron presentar a Francia como un país de degenerados y traidores, capaces de robarle la mujer a cualquier americano decente o pactar, por negocios, con países enemigos de EEUU.

Todas estas grandes manifestaciones de la Diada Nacional de Catalunya de cada 11 de Septiembre, las últimas quiero decir, no son de gente adoctrinada ni nada de eso. Gente que tiene una manera de ver la vida diferente, un sentido del humor diferente, unas inquietudes culturales e intelectuales diferentes (por ello, Woody Allen y el cine francés gozan de un cierto culto en Barcelona).

Y viéndoles las caras, no tienen aspecto de pérfidos asesinos ni manipuladores de conciencias inocentes, como un Christian Grey cualquiera, y los catalanes “decentes” fueran Anastasia Steele. Aunque para muchos del PP, los catalanes son como Madame Bovary, es decir, traidores que te pueden dejar para irse con otro cuando quieran (ella no podía en la puritana Francia de 1855, pero sí podría, y sin problemas, en la Francia actual). Y no les dará muchos votos explotar este tópico. Quizá en Navalmoral de la Mata, pero no en Mollerussa.