El Reino Unido se ha convertido en el primer país del mundo que permite la concepción de bebés a partir del ADN de tres padres genéticos, en concreto, de dos mujeres y un hombre, para evitar la transmisión de enfermedades graves. Allí no podrán decir ya que madre no hay más que una, pero bienvenida la segunda madre si con ese avance científico se evita el sufrimiento de seres humanos que vienen a este mundo cargando con una mala enfermedad, como si fuesen culpables de cometer un delito en una vida anterior que hubiesen de purgar en la presente, tesis que por salvaje que sea sostienen algunas creencias religiosas.

La aportación de la segunda madre, de la madre sana, es mínima pero imprescindible, del 0,18% del total del ADN contenido en una célula humana.

Científicos, varios Premio Nobel, asociaciones y partidos políticos se muestran de acuerdo con esta técnica, mientras que, como era de esperar, las iglesias cristianas y anglicanas se han expresado en contra y temen que un día se fabriquen bebés de diseño.

Bebés de más de dos padres existen muchos en el mundo, pues no en pocos casos pueden ser adoptivos o falsamente atribuidos por mujeres que han engañado a sus maridos, además de los biológicos. Del mismo modo, en los casos de vientres de alquiler, cada día más frecuentes, los padres también son tres.

Lo verdaderamente importante es que el nuevo ser que llega al mundo venga sano y en un ambiente en el que no le falte nada para un correcto desarrollo físico e intelectual. Los prejuicios morales deberían fijarse más en el padecimiento terrible e injusto que sufren millones de niños en este planeta de guerras, hambruna y abusos que en los métodos para su concepción. 

No es el nuestro un mundo feliz para millones de niños inocentes.

Vídeos destacados del día

El abuso sexual infantil afecta a entre un 15% y un 20% de la población, sobre todo al sexo femenino. La desnutrición contribuye a la muerte de 2,6 millones de niños menores de 5 años, en los países en desarrollo unos 6 millones de niños padecen bajo peso, unos 66 millones de niños van a la escuela primaria con hambre en los países en vías de desarrollo. Estas catástrofes que afectan a la infancia no están lejos de nosotros, pues España es el segundo país de la Unión Europea con más pobreza infantil.

Ante este estado deprimente de la situación que afecta a los niños ¿es tan preocupante o rechazable que vengan niños a este mundo con el ADN de tres padres? ¿No será más importante que a los que nacen se les brinden unas decentes condiciones de vida?    

#Investigación científica