Sin lugar a dudas la mentira y el cinismo forman parte de los genes de la raza humana al igual que tantos y tantos defectos, pero algo que se hace relevante día a día es que los políticos son la especia más significativa en cuanto a mentiras y engaños.

Eso es lo que nos ha revelado el comienzo del Debate de la Nación, en la que el presidente Mariano Rajoy se ha mostrado triunfalista e incluso orgulloso de según palabras textuales: "haber sacado a España del riesgo de quiebra".

Según su argumentario falso y engañoso, ha detenido el paro, ha estimulado el crecimiento y acelerado la creación de empleo. Incluso se ha atrevido a ir más lejos y ha dicho que entre 2014 y 2015 va a crear un millón de empleos.

Pero señores, en qué país vivimos, cómo es posible que alguien en su sano juicio pueda creer a estos señores que se hacen llamar políticos y que dicen que representan al pueblo.

Que diga eso a los millones de personas desprotegidas, a la gente que sobrevive casi en la miseria porque no tiene ningún tipo de ayuda ni subvención, a las personas a las que se ha privado de cualquier derecho que tantos años costó ganar, a los individuos en situación de dependencia que se han visto privados de sus derechos y ayudas, a las familias enteras que han sido desahuciadas sin ofrecerles alternativa alguna, a los trabajadores que han visto reducidos sus derechos, los jóvenes universitarios que han tenido que emigrar al extranjero ante la imposibilidad de abrirse camino en España, los enfermos que se han visto abocados al sufrimiento y a la desidia ante la imposibilidad de costearse un tratamiento, y seguiría con multitud de líneas que denotan la sangría sufrida en España.

Vídeos destacados del día

Pero no, este señor mentiroso ha pintado una España bien distinta de la que en estos momentos hay, ha rescatado bancos con dinero de todos y ha privado al ciudadano de a pie de beneficiarse de esos mismos bancos que niegan hipotecas, préstamos o ayudas a cualquier familia, ha permitido que la corrupción campe a sus anchas entre las clases más favorecidas, ha facilitado en enchufismo y amiguismo entre sus allegados, ha hecho recortes a las promesas que hizo cuando se presentó, en la educación, la sanidad y las pensiones.

Por favor, mi humilde opinión me dicta que esto no quiero yo en España, quiero un país donde de nuevo la clase mayoritaria sea la clase media y no como en estos momentos en que solamente hay ricos y pobres, porque en definitiva estamos retrocediendo en el tiempo.