Teresa Rodríguez, niega que sea ella la de la foto que circula por la redes, en una entrevista concedida al periódico El Mundo, y remata: "Pero si hubiera sido... no habría pasado absolutamente nada".

En los últimos días, la candidata la Junta de Andalucía de Podemos, Teresa Rodríguez, ha sido protagonista de la actualidad, y no precisamente por su programa político o por el papel decisivo que su formación podría jugar en las próximas elecciones andaluzas.

A un mes de que lleguen los comicios para elegir a los alcaldes y al nuevo presidente de la Junta de Andalucía, los aparatos que sostienen el sistema bipartidista han dado un paso más en su particular cruzada contra los partidos más alejados del bloque PP-PSOE, como es el caso de los diarios conservadores Minuto Digital y ABC.

Lo han hecho a través de la publicación y difusión de una foto de la europarlamentaria de Podemos como dios la trajo al mundo, en un documento robado mientras ella disfrutaba de un día de playa en una zona nudista junto a algunos amigos.

Como era de esperar, y promovido por estos y otros medios, así como desde algún líder de opinión poco afín a las tesis del partido que dirige Pablo Iglesias, la supuesta fotografía de Teresa Rodríguez sin ropa alguna no ha tardado en viralizarse y convertirse en la última 'comidilla' del patio de vecinos online de la derecha más machista, tal y como reflejan algunos de los comentarios vertidos en las redes sociales y en los blogs que han replicado esta instantánea.

En ellos se puede comprobar como algunos partícipes directos o indirectos de la derecha más rancia de este país realizan comentarios muy poco afortunados en relación al físico de la política, que al parecer ha llamado la atención más de la cuenta a un sector que pensaba que la depilación sólo se podía realizar desde un punto de vista ideológico.

Vídeos destacados del día

Una vez publicadas estas fotografías, los seguidores de Podemos y futuros votantes de Teresa Rodríguez han decidido mostrar su apoyo a la andaluza moviendo la fotografía de la europarlamentaria sin censura alguna a través de WhatsApp y con la leyenda: En Podemos no hay nada que ocultar. La guerra sucia contra Podemos y otros partidos emergentes parece que sólo acaba de empezar.