Según la revista Interviú, la Princesa Corinna zu Sayn-Wittgenstein, se ha llevado todo ese dinero de España, por ejercer funciones privadas actuando de intermediara en asuntos delicados, como fue la negociación del AVE Medina-La Meca, en Arabia Saudí. Este contrato era de 6.500 millones de dólares, de los cuales, ella se llevó 5 millones por su participación. Lamentablemente, este emprendimiento no funcionó y los empresarios españoles perdieron una cifra que ronda los 21 millones de euros. Las quejas inmediatamente se hicieron notar. Según pudo averiguar el diario El Mundo, todo su entorno la defiende, diciendo que no hubo ningún impacto negativo para el Gobierno Español.

Según los abogados, el dinero que ella recibió por su intervención en varios asuntos es legal, y como ella no tiene domicilio en España, todo el dinero fue a parar a Suiza. El encargado del traslado es un bróker que da la casualidad que está dentro de la famosa trama Gurtel.

Ella estuvo viviendo por temporadas en España, desde el 2005 al 2013. Dos de esos años estuvo viviendo en una finca en Madrid, contigua a la del Pardo, por lo que ha estado lo suficiente para que pague a Hacienda con toda legalidad. Si ella ha trabajado en España, para el gobierno Español y ha cobrado y vivido en España, entonces debe pagar Hacienda aquí. Debemos suponer que el Ministro Montoro, también sabe esto y lo ha ocultado como ha ocultado muchos otros casos.

Ella no tiene ningún cargo para actuar como intermediara de nada y menos del Rey de España.

Vídeos destacados del día

En una oportunidad dijo al New York Times que era asesora oficial del gobierno Español; a pesar que con esto ha incurrido en una serie de delitos, el gobierno ni desmintió ni denunció este hecho.

Curiosamente en el mismo Nueva York, en el lujosísimo hotel donde se alojaba una de las veces que estuvo por allí, hizo poner la bandera de España en su honor, lo digo como anécdota, ella ya se sentía más Reina que la propia Reina.

Esta señora, según la revista, se ha llevado 30 millones por actuar como intermediaria o co-intermediaria en actuaciones en las que el gobierno ha formado parte de consorcios de empresas españolas que han buscado concesiones en el extranjero, sobre todo en países Árabes.

Ella no es funcionaria, ni tiene ningún cargo en el gobierno, no ejerce ni puede ejercer ningún trabajo que no pase por los presupuestos generales del estado. Suponiendo que fuera una espía, esto está dentro de un ámbito legal que los protege y al mismo tiempo los hace responsables. Por ejemplo un espía español no puede aceptar sobornos, va a la cárcel, cosa que ella ha hecho en todas sus intervenciones.

La princesa, como prefería que la llamaran los guardias y empleados de la finca (Patrimonio Nacional), donde vivió con su hija, se fue enfadada de España. El mismo Juan Carlos le pidió que no hiciera más reportajes para las revistas luciendo una pulsera de 14 diamantes y esmeraldas que él, aparentemente le había regalado, por un valor de tres millones de euros.

El Rey actual, Felipe VI tiene una herencia moral terrorífica.