Desde hace unos años, incluso antes que estallara la burbuja inmobiliaria y luego llegara la crisis a modo de avalancha que arrasó con buena parte del Estado de Bienestar, la clase política catalana estaba alejada de la gente. Llevamos 4 años con un gobierno y una oposición que se han olvidado del porqué y para qué están donde están, sean diputados, directores, consejeros o que ocupen cargos de confianza, tanto da, están de espaldas a la gente, todos, sin excepción y si bien algunos partidos pequeños pueden excusarse en su escasa representatividad eso no es excusa, más bien un incentivo y un desafío para demostrar su capacidad de organización, de militancia y de difusión.

El principal partido de oposición (¿?) ERC se ha dedicado pura y exclusivamente a predicar que #Cataluña sólo puede estar bien si es independiente, al tiempo que con su postura, su actitud y su ineptitud se han cargado a conciencia una iniciativa ciudadana como lo es ANC, pues esta, al dejar en manos de estos personajes y de CiU el proceso no han logrado otra cosa que hundir todas las posibilidades que tenían y con ello provocar el desencanto de cientos de miles de catalanes.

CiU es en todo el ámbito político una formación testimonial, que no aporta nada de nada a la gente, que sí está logrando con la colaboración de ERC a desmantelar la Salud Pública Catalana, entre otras cosas y con la excusa del proceso soberanista llevan 4 años sin gobernar, sin atender apenas los problemas de una Cataluña que se hunde día a día, ante la pasividad e inoperancia de todos los partidos, pues ni de derechas ni de izquierdas son capaces de aportar algo positivo para el pueblo catalán.

Vídeos destacados del día

No oímos ni siquiera proyectos de ley para medioambiente, ni para la industria, ni en salud o educación que nos permitan pensar que aunque no se gobierne pensando en un futuro, al menos que se gobierne para hacer más llevadera esta coyuntura en la cual vemos ingresar miles de personas al día en la pobreza crónica.

Algunos sólo pueden ver a través de una Cataluña independiente, como si esa fuese la solución única, como si con eso solucionáramos todo, cuando la realidad nos marca que si fuésemos independientes nuestra situación financiera sería preocupante, por que con la excusa del expolio olvidamos el actual déficit catalán al que habría que sumarle la cifra que nos toque de la actual deuda española que para más datos supera el billón de euros, por tanto y como mínimo 200 mil millones de deuda serían parte de Cataluña, arrancaríamos con unos 250 mil millones de euros en negativo, en deuda para pagar. Pero el problema es que los partidos políticos catalanes en tu totalidad llevan 4 años de espaldas a la gente, sin brindar ningún tipo de soluciones, sin ser capaces de reaccionar ante el debacle interno y algunos de ellos esperando un milagro, una solución mágica que nos saque del pozo.

ERC y CiU con el cinismo a raudales mintiendo acerca de unas elecciones Pro independencia, cuando saben que es todo una gran mentira, que la forma de manejar el proceso ha sido un fracaso estruendoso, que les ha faltado altura, capacidad, arrojo y sobre todo les ha faltado lograr transmitir al pueblo catalán el por qué de la necesidad de ser independientes, se dedicaron a dar lástima y culpar de todos los males que aquejan a Cataluña a Madrid, cuando los que gobiernan son ellos, los que desde el tripartito para aquí los que han endeudado a Cataluña han sido ellos, cuando los que no han sabido gobernar ni saben, son ellos.