En el año 2005 al investigador Cliff Arnal se le ocurrió la "feliz idea" de proclamar un día, que según sus pesquisas era el día más triste del año. La iniciativa para esta predicción la tuvo la agencia de viajes Sky Travel, al parecer para promocionar alguna excursión turística o algo por el estilo.

A pesar de que el mismo doctor Arnal, así como el neurólogo Dean Burnett del Departamento de Psicología de la misma Universidad catalogaron a la "formula matemática", con la que llegó a esta conclusión como un sin sentido, en las redes sociales ya se había instaurado el "Blue Monday", que desde hace ya diez años nos ha recordado lo "triste", que son todos los lunes y no sólo el tercer lunes de enero.

Este investigador que ofrece sus servicios en la Universidad de Cardiff, la capital de Gales, Reino Unido y que encima es experto en motivación, dictaminó lo que para muchos es la tontería para grande que han oído pero que quizás muchos otros desgraciadamente se lo crean e influya en su estado de ánimo. La Universidad no aprobó este estudio y públicamente se distancio de Arnal.

En el Reino Unido es mucho más fácil sentir tristeza, sobre todo por estas fechas, ya que los días terminan a las cuatro de la tarde, son nublados, opacos y fríos, con lo cual las personas después del trabajo se encierran en sus casas y no tienen casi ninguna vida social

Menos mal que en este país, aunque haga frio tenemos la suerte de tener un espléndido sol que en la mayoría de las ciudades se oculta hacia las siete de la tarde, aparte de que somos mucho más sociables que los ingleses y nos encanta, haga frio o calor, salir a los restaurantes o bares y quedar con las amistades.

Vídeos destacados del día

Tampoco creo yo que necesitemos que nos digan qué día debemos estar tristes y que día debemos estar alegres, ya eso lo discernimos nosotros solitos.

En los días de bajón, cada uno de nosotros sabe exactamente lo que le pasa y cómo y cuándo salir del atolladero, excepto por supuesto de algunos casos más graves que necesiten de ayuda psicología