Entre las reacciones provocadas por el ataque contra la revista Charlie Hebdo, la de Willy Toledo figura entre las que más furor ha causado, sobre todo en las redes sociales. La polémica la empezó el actor el mismo día en que se produjeron los ataques, cuando en su cuenta de Twitter tuiteó, primero esto: "El Pentágono y la OTAN bombardean y destruyen países enteros, asesinan a millones, cada día. ¿De verdad esperamos que no hagan nada?"; y después, en otro tuit: "Alerto sobre lo que suele ocurrir tras tanto ataque criminal, no me mofo de nadie, solo hago memoria. 'Occidente' asesina diariamente. Sin ruido".

Las reacciones ante las declaraciones de Guillermo Toledo no se hicieron esperar.

Las críticas le llovieron por todas partes. Y no solo por lo que a sus seguidores en Twitter se refiere, sino también desde diversos medios de comunicación. Este es el caso de una de las más grandes de las letras españolas: Ana Rosa Quintana. En opinión de la popular presentadora, "este chaval es tonto". Así se expresó ayer en su programa de Telecinco.

El caso es que el arma arrojadiza todo el tiempo ha sido la libertad de expresión. A este respecto, en las ediciones de diversos diarios digitales se ha podido leer de todo: que si las palabras de Willy Toledo son una falta de sensibilidad hacia el ataque a la libertad de expresión, que si el actor tiene libertad para expresarse libremente, que si criticarlo a él por expresar su opinión es un ataque a la libertad de expresión, etc.

Pero el ambiente se ha enrarecido mucho más cuando el actor ha compartido hoy un vídeo según el cual el ataque al Charlie Hebdo habría sido un burdo montaje.

Vídeos destacados del día

La avalancha de críticas contra Willy Toledo ha aumentado hasta límites insospechados. Pero, ¿merece tales críticas? La respuesta es que la pregunta es absurda.

Si, como decimos, estamos con Charlie Hebdo y eso significa, o queremos que signifique, que defendemos la libertad de expresión, entonces, en primer lugar, Willy Toledo puede expresar lo que le venga en gana acerca del suceso en cuestión; en segundo lugar, las personas que han criticado a Willy Toledo por sus polémicas opiniones, tienen todo el derecho a ponerlo a parir. La libertad de expresión conlleva el riesgo de que critiquen las opiniones de uno o incluso a uno mismo por mantener determinadas opiniones. Y, en tercer lugar, Ana Rosa Quintana también tiene derecho a manifestar su opinión de que Willy Toledo es tonto, por más que los programas de la presentadora sean auténtica bazofia y ella no dé muestras de mayor inteligencia que el actor. 

La libertad de expresión no consiste únicamente en parodiar a Mahoma, sino también en expresar opiniones impopulares, como las de Willy Toledo, así como criticar a Willy Toledo por sus opiniones, aunque se le llame tonto, como ha hecho la presentadora de bazofia de Telecinco.

Lo que en ningún caso es admisible es que el actor nos matara a todos por opinar que sus opiniones son absurdas o que los demás lo matáramos a él por decir algo que nos resulta absurdo.