Si queréis ser "progres" y justificar el fanatismo religioso poneos una foto de Torquemada de principal, no escupáis sobre víctimas tan recientes. Nosotros también somos Occidente. Escribimos mensajes a Facebook desde el Wifi que nos pagan el mirar hacia otro lado, tiramos el queso de la nevera que se ha puesto malo porque compramos de más otra vez y nos gastábamos el 50% del dinero que nos daban nuestros padres del sueldo que conseguían trabajando de Lunes a Viernes de 9 a 20 en ponernos ciegos y contarlo en Twitter.


Vemos Siria en vídeos de Youtube que se suben y descargan por satélites a los que miran niños en Yemen que se mueren de hambre. Compartimos por Tumblr el vídeo de los caminos que recorrían niños de 18 países para poder ir a la escuela pero a los 3 minutos ya estábamos en el Instagram de alguien viendo otra cosa. Y cuando vemos a un voluntario de ACNUR, Médicos Sin Fronteras o Unicef sonreímos mucho y con un gesto de la mano decimos que tenemos mucha prisa. Y contamos los 20 euros que tenemos para salir de fiesta mentalmente y nos auto-convencemos de que somos muy pobres para ayudar a nadie. Vimos Hotel Rwanda y nos conmovió mucho, muchísimo, tanto que a día de hoy no sabríamos situar el país en un mapa.


En vuestros móviles hay sangre congoleña. En vuestras zapatillas sangre taiwanesa. No es la política exterior de EEUU la que está pisando con su sucia sangre del Cid y Don Pelayo la sagrada tierra de Al-Andalus que el Estado Islámico sueña arrebataros de vuestras manos frías y yertas sosteniendo una hamburguesa de pollo de un euro del McDonalds. Os reísteis del chiste del "Árabe"/"Áranobe" aunque era malísimo. Contasteis el chiste de la negra embarazada de 9 meses que acudía al hospital para sacar la basura y subisteis la foto del "Perdón por el retraso" a Twitter. Tenéis fotos del coche de Carrero Blanco volando y cada vez que sale Irene Villa en la tele contáis uno de los miles de chistes que conocemos. Pero dibujar a Mahoma estuvo mal.


Sois muy anti sistema pero no tenéis espejos en casa. Ese Occidente que mata silenciosamente todos los días somos nosotros. Todos y cada uno de nosotros somos occidente.
#Terrorismo