A la víspera de que los Reyes Magos pasen por un país azotado por la #Crisis económica, muchos hablan ya de la famosa cuesta de enero. Hay quienes dicen que esta pendiente no será tan pronunciada como en años anteriores, gracias a congelaciones en el precio de algunos servicios.

Otros dicen que no puede haber cuesta, porque ya vivimos en ella de forma permanente. Para muchas personas en España, el año 2014 ha sido un camino escarpado sin zonas de descanso, sí, de esas que tienen mesas y banquitos donde puede uno pararse a comer un bocadillo sin preocupaciones. Por tanto, muchos han llegado a la cuesta de enero con la lengua fuera y ahora quizá se dejen algún órgano por el camino.

Aunque si le preguntamos al gobierno, nos dirá: “¿Cuesta? ¿Qué cuesta?, pero si España es el motor de Europa”.

Los precios no han parado de subir por encima de nuestras posibilidades, durante años, y ahora, al parecer, han decidido darnos un respiro, que no es tal, puesto que hay servicios que muchos españoles siguen sin poder pagar. Los funcionarios mantienen sus sueldos congelados, aunque sin embargo el sueldo mínimo interprofesional ha subido la astronómica cifra de 3 euros mensuales. Aunque dicen que el gas butano no subirá, una bombona cuesta ya la friolera de 17 euros y medio. Debemos dar gracias al gobierno por su generosidad, vamos, que solo deberemos ahorrar unos seis meses para comprar una bombona, entiéndase la ironía.

Aquellos “afortunados” que aún tengan un trabajo en este país, deberán pagar un 1,85% más si deben desplazarse en Renfe.

Vídeos destacados del día

Ya la gente no trabaja para comer, sino para poder llegar al trabajo, algo que resulta un tanto deprimente.

La incertidumbre es aún mayor en el campo energético, ya que no se sabe si el precio de la factura de la luz bajará o subirá durante el año 2015. Según los datos, el precio irá variando según la cotización de las empresas. De todas formas ya hay mucha gente que vive sin luz ni agua en un país desarrollado como el nuestro, y la gente que deja de comer para pagar la luz también sigue subiendo. Desde luego tras una cuesta de 12 meses en 2014, los españoles luciremos un “tipito” estupendo el próximo verano. Todo sea por los bancos, los mercados y el libre comercio.

En Madrid, eso sí, han tirado la casa por la ventana y toda rebaja es poco, en un año electoral. La Comunidad de Madrid baja las tarifas del agua y congela el precio del transporte urbano, también suprimirá el impuesto de los Residuos y reducirá el impuesto de circulación de los vehículos. Pero madrileños, no os confiéis, que en cuanto termine la campaña electoral ya se sabe lo que suele pasar.

Lo que sí está claro es que este año los Reyes Magos tienen mucho menos trabajo que tiempo atrás. Ya no tendrán que pasar por las casas de los miles de desahuciados que han perdido sus viviendas en el último año, ni por las de aquellos que no tienen recursos para pagar este “servicio a domicilio” que ya es todo un lujo. ¿Cuesta? ¿Qué cuesta? #Navidad