Existen muchas clases de políticos, los hay de los que se meten en política ya sabiendo que lo hacen porque saben que chuparan por algún lado y les proporcionara una vida de lujo sin mucho esfuerzo y con poco riesgo, como mucho algunos van a la cárcel unos años pero después salen y disfrutan de todo lo que han mangado porque nadie les hizo devolverlo. Después están los que entran en política porque piensan que sería bueno hacer algo por tu país y una vez metidos descubren que es más fácil desde allí hacer algo por ellos mismos y se corrompen.

También están los que van de total entrega al pueblo, los llamados populistas, que quieren dar imagen de que realmente luchan por el pueblo y por sus derechos pero detrás tienen cuentas con miles de millones de euros que, por supuesto, no han conseguido trabajando de sol a sol.

Y existen o eso dicen, en algún lugar del universo esos que, no son populistas, no hablan demasiado, raro en políticos, pero sí, realmente hacen cosas por el pueblo y les satisface ver que su gente está feliz y contenta con lo que hace por ellos, y ve resultados porque el dinero del que puede disponer por el cargo que tiene, realmente si lo utiliza para hacer progresar a su pueblo, a su gente, a su país. Estos últimos son como algo de lo que todo el mundo habla pero que creo que nadie ha visto.

Solución, cuando llegan las elecciones, sabes que salga quien salga algo chungo acabará haciendo, así que uno debe pensar con calma y decidir quien, además de lo que ya sabemos que hará, tiene más probabilidades de que también haga algo que te beneficie a ti, al pueblo. Por sus ideas, por su manera de hacer, por lo ya visto.

Vídeos destacados del día

Es decir, votar hay que votar, porque alguien tiene que organizar el país pero de todo lo malo que hay, tal vez lo mejor será votar a lo menos malo. No votes por castigar, eso solo nos castigara a los demás, y a ti mismo, vota fiel a lo que sientes, ya sabes, de todo lo que hay, de lo malo, lo menos malo, según tú. Siempre será mejor que no votar nada,