Es la una de la mañana, deberías estar durmiendo, pero estás pegado a tu celular viendo las últimas noticias en Facebook y Twitter. Pero ¡cuidado! porque los teléfonos y tablets que te mantienen organizado y conectado también son los que te mantienen despierto.

Nuestros ojos perciben la luz en longitudes de ondas y esas sensaciones ayudan a ajustar el reloj interno. Una de las mejores referencias que tenemos para saber la hora es, precisamente, la luz. Y resulta que la luz azul afecta particularmente nuestra percepción de que nos encontramos por la mañana.

¿Adivinen qué emite una tonelada de luz azul? El iPad, el móvil, el computador, la tablet, todos emiten grandes cantidades de luz azul.

Eso significa que cuando estás debajo de las sábanas enviando textos, retwitteando, o jugando a tu último Candy Crush, lo que esencialmente le dices a tu cuerpo es, "¡Hey! es de mañana".

Tu cuerpo recibe esa señal gracias a la Melanopsina, una proteína que cambia químicamente con la luz y que se encuentra en las células ganglionares de la retina y son intrínsecamente fotosensibles. Estas células están insertadas profundamente detrás del ojo, donde capturan y colectan la luz a través de un proceso normal, pero cuando reciben luz azul no envían información a la parte normal del cerebro, sino que lo hace al Núcleo Supraquiasmático o NSQ, donde se encuentra nuestro reloj central. Este es el que regula las funciones circadianas las que involucran todo lo que le dice a tu cuerpo, cuándo comer, cuándo despertar y cuándo dormir.

Vídeos destacados del día

Aún hay mucho que no sabemos sobre dormir y cómo ocurre. ¿Qué puedes hacer mientras tanto para resetear tu reloj? De momento, apagar tu móvil.

Se ha demostrado científicamente que la apoptosis o muerte de la células ganglionares de la retina, al ser parte del sistema nervioso central, no se regeneran, por lo tanto, producen pérdida de visión irreversible. Es importante proteger los ojos de la incidencia directa de luz azul, máxime a los niños, que desde que pueden mover sus deditos utilizan los dispositivos, si no queremos tener adultos con cataratas a los 35 años y con patologías retinianas a los 50.

Sabemos que debemos apagar las pantallas mucho antes de irnos a la cama, pero por si alguno le cuesta mucho hacer eso, hay una aplicación para Windows, Mac y Linux, que cambia la tonalidad del monitor a lo largo del día y la noche, está funcionando desde el año 2009 y fue creada por f.lux, ya la instalé y espero que con esto pueda dormir un poquito mejor. #Telefonía móvil