Por primera vez en la Unión Europea, un partido a la izquierda de la Socialdemocracia llega al poder. La democracia moderna se ha convertido en la mayoría de los países en un baile entre partido A y partido B. En los Estados Unidos, el poder se lo llevan o el partido Republicano o el Demócrata. Si vamos a nuestro país, la alternancia entre PP y PSOE ha sido una constante, largos periodos de gobierno, con desgastes que tuvieron como consecuencia no la entrada de otros partidos con capacidad para hacerlo mejor, sino la apuesta por el otro como voto de castigo.

Grecia, con sus particularidades, ha tenido que sufrir estos años ese mismo bipartidismo, el cual ha llevado a situaciones insufribles por parte de la población, cansada de aguantar paro y un empeoramiento de las prestaciones sociales para cumplir con las duras medidas que se imponen desde Bruselas.

El voto es optar por otra manera de "hacer", el partido de Syriza tiene tras de sí una dura lucha en las instituciones europeas cara a renegociar la situación griega.

Desde el punto de vista democrático la victoria de este partido significa la llegada del descontento al poder, los ciudadanos piden otras soluciones a los gobernantes y no solo unos políticos esclavos de Merkel y compañía. El miedo de Bruselas es también el miedo a la traslación de esta lección griega a otros países que están cansados de la actual política de rigidez y recortes en estos últimos años.

¿Cual puede ser el efecto en nuestro país? Grecia no es España, es evidente, pero el cansancio de una buena parte de la sociedad existe, el mensaje pone aún más el miedo en el cuerpo en PP y PSOE, a la vez que da alas a la formación de Podemos.

Vídeos destacados del día

En los próximos días veremos la respuesta de los mercados ante la victoria de Syriza, nuevos tiempos y sobre todo desafíos que llegan a una Europa que tanto por la izquierda, como por parte de la derecha radical (Amanecer Dorado), ha visto como Grecia se ha cansado de padecer la dictadura de los mercados y de una Unión Europea que cada vez tiene menos de unión y más de interés económico.