Luego de los más de 50 días de bombardeos, Palestina quedó destruida, y la FIFA ha llegado este mismo lunes 5 de enero del 2015 para inspeccionar y arreglar los estadios de fútbol. Traen un millón de dólares para obras de todo tipo, sobre todo para césped artificial. En total unos 20 proyectos serían realizados, según dijo el presidente de la FIFA Joseph Blatter, y David Borja, que es el responsable de Desarrollo del Fútbol en Asia.

Tienen otra iniciativa donde aportarían unos 200 mil dólares que irían destinados al Estadio Nacional de Palestina, utilizado por la selección nacional por lo que es prioritario que quede bien y puedan entrenar allí.

Otros proyectos son arreglar los campos de fútbol de Al-Yarmuk y Falastín, estos últimos destruidos totalmente con los bombardeos israelitas.

Todas estas intenciones son muy buenas, pero hoy se supo que la delegación de autoridades de la Federación Internacional de Fútbol Asociado no pudo entrar a Gaza.

El señor Absalam Ismail Haniye, quien es el presidente del Consejo Palestino de Deportes en Gaza, ha declarado que la comitiva de la FIFA no ha podido entrar a Gaza porque el Ejército israelí impidió su ingreso y que han quedado en el cruce fronterizo que está vigilado, inspeccionado y dirigido por el gobierno israelí.

Palestina está considerado como un miembro con pleno derecho en la FIFA, de la que forma parte desde el año 1998, sin embargo el problema de la guerra que está pasando el país los ha dejado sin posibilidades de que sus estadios puedan arreglarse con dinero que aportaría la Federación de Fútbol.

Vídeos destacados del día

Las acciones de Israel abarcan ya muchos flancos, no es solo los ataques continuos (este último sábado hubo varios heridos y detenidos), pero los que se refiere al deporte ya es deplorable. Como sucedió en el mes de abril, en el que se prohibió que el corredor olímpico gazatí Nader Masri, de 34 años, pudiera salir a competir la maratón internacional en la ciudad de Belén, en Cisjordania, por lo cual él y 30 competidores más tuvieron que quedarse sin participar a pesar de que el Comité Olímpico palestino había solicitado los permisos a Israel. Luego de apelaciones por intermedio de organizaciones de derechos humanos, los militares solo dijeron que no se cumplen con las excepciones de evento deportivo, siendo que éste tiene connotaciones políticas.

Ahora la pregunta que nos hacemos es si el material de construcción pasará a Gaza, ya que todo el material que necesita para su reconstrucción del país pasa en pequeñas dosis por la frontera. Por el espíritu deportivo, es de esperar que se incorporen otras autoridades como la UEFA y otras organizaciones mundiales, para hacer que esta acción sea posible.