El Caso Bankia evoluciona. 78 ex-consejeros y ex-directivos de Caja Madrid, ahora Bankia, mas a la cuenta. El juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu les hará declarar cada 20 minutos para que expliquen con qué propósito se concedían las "tarjetas black". Se les acusa de apropiación indebida y administración desleal.

Este caso se alarga infinito, debido a que no niegan lo evidente pero desconocían que fuese ilegal. Es complicado, también ha salido a la luz que se regalaron relojes por valor de 12000 euros y que alguno de ellos, en una jerga más de mafioso que de directivo, afirmaba "que devolvía el reloj y le dieran la pasta".

De vergüenza, que pagaron coches, cenas, hoteles, viajes... de lujo (carisimo), con dichas tarjetas.

Alrededor de 15 millones de euros, gastados por políticos, empresarios, economistas como Pablo Abejas, Arturo Fernández, Gerardo Díaz Ferrán, Alberto Recarte, Ricardo Romero de Tejada, Virgilio Zapatero, Juan Emilio Iranzo, Miguel Corsini, exdirectivos como Carlos Vela, Rafael Spottorno y Juan Astorqui, Ildefonso Sánchez Barcoj, expresidentes como Rodrigo Rato y Miguel Blesa y un largo etcétera, titulares de dichas tarjetas, todo presuntamente.

El juez Fernando Andreu ha convocado para el 20 de febrero al expresidente de Caja Madrid, Jaime Terceiro, al exsecretario del consejo, Enrique de la Torre, y a los cinco titulares de tarjetas que no las usaron para gastos personales: Francisco Verdú, Félix Manuel Sánchez Acal, Íñigo María Aldaz Barrera, Esteban Tejera e Iñaki Ozaola, supongo con el propósito de saber por qué no las usaron para gastos personales, si se supone que eran parte del propio sueldo.

Vídeos destacados del día

Claro que como el dinero público es de todos... me cojo mi parte. La corrupción se apodera de nuestros jueces, puesto que no están acusando a un carterista o un roba gallinas y les complican su trabajo por la dichosa diplomacia y volumen de la palabra.

¡El excelente trabajo que realizan las personas que se encargan de llevar este tipo de casos!¡Qué marrón! A ver si con un poquito de suerte de los 81 que hay en total se equivoca alguno, mete la pata hasta el fondo y nos dejamos de presuntas no se qué, para que los que están sufriendo las consecuencias del saqueo de estos individuos puedan respirar tranquilos.

Éxito y que todo ese trabajo que realizan, no sea simplemente una perdida de tiempo.