Este año recién terminado, nos ha dejado con la sensación que en este país la Corrupción es algo normal, en ella se han visto implicados políticos, realeza, empresarios, personajes de la farándula  y cualquiera que con un poco de viveza y amistades se haya infiltrado en los círculos influyentes de nuestra sociedad.

Es innegable la gran capacidad creativa que aplican estos señores al momento de dilucidar formas para malversar, esconder, dilapidar, estafar y robar los fondos del estado, lo increíble es que con la cantidad de casos descubiertos, y los numerosos implicados, sean  solo unos pocos los que están cumpliendo condena por sus delitos.

En su afán por demostrar que se están tomando medidas y mantenernos callados,  nuestro gobierno nos vende el famoso portal de la transparencia, que hasta la fecha solo ha servido para que nuestros políticos comparen sus sueldos, se muestren indignados, y pidan compensaciones económicas equivalentes con sus congéneres partidistas, y lo peor es que en las cifras reflejadas en el mencionado portal solo aparecen los que cobran por nomina, no se habla de las dietas, complementos, pertenencia a comisiones, bonificaciones extraordinarias por presentarse a trabajar  y equipamientos tecnológicos, entre otros conceptos.

En fin,  y como siempre, información y verdades a medias, que no sirve de nada, ahora bien, yo me pregunto, ¿qué ha pasado con el dinero recaudado por la recuperación de bienes en  los casos de corrupción?, simplemente nada, ya que es muy poco el dinero ingresado por este concepto, si lo comparamos con lo defraudado , la justicia es lenta y torpe cuando se trata de confiscar los bienes de los probados culpables de malversación de fondos públicos.

Lo que seria verdaderamente transparente, es que la justicia nombrara como responsables subsidiarios a los partidos políticos a los cuales estos delincuentes pertenecen, ya que ellos son los que propiciaron que estos impresentables tuvieran acceso al dinero público y por descontado seriamos testigos de un cambio real y profundo en cuanto al comportamiento de nuestra clase política obligándose, entre ellos mismos, a mostrar una real y palpable transparencia.

Vídeos destacados del día