Por fin, la austeridad, el abandono de la Europa del norte a los paises del sur, ha dado un vuelco radical en las elecciones de Grecia. Vamos camino a la esperanza, hemos desafiado a los dinosaurios y hemos ganado. Y hemos ganado todos y todas, porque la situación de Grecia, como la situación de mi país, España, mi querida España como cantaba Cecilia, empieza a despertar del letargo.

Los grandes partídos no son capaces de reconocer que algo esta cambiando, porque si así lo hicieran, su estancia en el poder sólo sería un recuerdo, por eso balbucean, y siguen echándose a sus espaldas los gritos de una sociedad que ha dado toda su sangre, para que ellos sigan viviendo del cuento.

Ayer el portavoz del PP en el programa de Ana Pastor en la Sexta, no se atrevía a decir que había empezado el cambio, sólo alardeaba de la gestión de su partido y de la herencia recibida. Una canción que siguen cantando, a pesar de haberse quedado sin voz. Porque su voz es la del miedo, la de imponer su voluntad a costa del sufrimiento del resto.

Pero en la plaza anoche de Atenas la gente saltaba, la gente cantaba, la gente se sentía feliz, porque por primera vez podían percibir el cambio. Y eso es lo que cuenta, la voluntad popular, de donde emanan, no cabe la menor duda, el verdadero poder, digan lo que digan los usureros.

Ayer fue un gran paso para airear los salones del conformismo, de las políticas deshumanizadas, de las amenazas, de la pérdida de derechos, de la banca y sus terratenientes, de la corrupción institucionalizada, que ya huelen a viejuno, para poder ver de nuevo el sol y tener no sólo presente, sino también un futuro.

Vídeos destacados del día

Ahora queda un camino lleno de baches, de zancadillas, un camino que no nos da miedo, porque como decía nuestro gran poeta andaluz, caminante no hay camino, se hace camino al andar. Y eso es lo que vamos a hacer caminar con la mirada al frente, con orgullo, con la ilusión de una nueva etapa.

¡Ay! Grecia, como siempre utilizaste tus ágoras para reunir al pueblo, para abrir una ventana a la esperanza.

#Referéndum