Casualidad o no, el Fondo Monetario Internacional confirma los datos de crecimiento del Gobierno de España en manos del #PP. Es curioso que los varapalos que este organismo ha dado sistemáticamente a nuestro país durante la presente crisis se suavicen justo ahora, a pocos días del presumible triunfo de Syriza en Grecia y con partidos como Podemos o Ciudadanos en pleno auge. Es más, todas las previsiones que hace el FMI son negativas con respecto a lo esperado y estipulado por sus respectivos estados excepto en el caso español, en el cual sí que vamos a crecer por encima de la Unión Europea y según las estimaciones gubernamentales.

Es evidente la profunda preocupación que las instituciones internacionales tienen con el auge de partidos que ellos consideran fuera del sistema instaurado.

Ven a Syriza y Podemos como el enemigo a batir. Para ello, cualquier alianza es factible, necesaria y obligatoria. Por supuesto, lo que diga la mayoría no es tan importante. Los resultados arrojados por las urnas dan igual. Hay una burocracia de poder instaurada y basada en el dinero, el capitalismo radical y los beneficios de unos pocos y lo que opine el resto importa poco o nada.

Por desgracia para esta gente, todavía a la mujer del César no le basta con serlo, también ha de parecerlo. Así las cosas, todo tiene que estar teñido del más profundo sesgo democrático. Lo que vote la mayoría es lo que se debe hacer. El Gobierno representará la voluntad del pueblo. Pero estas frases cada día son menos ciertas. Todo se usa en beneficio de unos pocos. Si hay un atentado, para reducir libertades. Si es una crisis, para liquidar a las clases medias.

Vídeos destacados del día

Si ascienden partidos con respaldo ciudadano, son populistas, radicales y se quieren cargar el orden establecido.

Datos económicos

Ahora, la institución en manos de Christine Lagarde, la señora con buen sueldo que afirmó que en España debíamos ganar menos dinero todavía, defiende la política de austeridad de Mariano Rajoy. A pocos meses para las elecciones, rebaja las expectativas de crecimiento económico de Estados Unidos al 3,6 en el presente año y la Zona Euro al 1,2. Sin embargo, la española se mantiene en los dos puntos que el Gobierno tiene estimada. ¿Casualidad?

Todo es posible. Pero una cosa está clara en este mundo de economías avanzadas. Hay demasiados intereses creados de gente muy poderosa para andar con chicos con coletas y gobernantes que aboguen por el pueblo. Ni siquiera sabemos cómo gobernaría esa gente, pero, para ellos, es mejor que no tengan siquiera la oportunidad de demostrarlo. Así pues, el pueblo no es lo importante. Es una persistente realidad que no debemos olvidar jamás.