Todos soñaban con una vida más feliz. Que tras terminar con su agonía, todo pasaría y se olvidaría. Pero como ellos mismos relatan, nada se olvidó ni pasó. Son 70 años los que se cumplen de tan horroroso holocausto, y sus supervivientes, lo tienen a flor de piel. Nada podrá quitarles esos recuerdos que mil veces han deseado borrar. Olvidar.

Todos aspiraban a una larga vida, pero la mayoria murieron de hambre, antes de poder aspirar a ello. ¿Motivos? Sigue siendo al día de hoy una incógnita. Pureza de la raza lo llamaban entonces. Lo único es que nadie jamás ha dejado constatado, que raza o etnia es la buena, mala o regular. Tan solo lo decidieron un grupo de carniceros, que disfrutaban dejando morir de inanición a las personas. Hombres, mujeres y niños indistintamente. Tambien los fusilaban sin motivo alguno, o los forzaban a trabajos inhumanos. Unos con gas, otros de ...Que más da. 

Auschwitz fue un antes y un después. Marcó una de las peores epocas que se recuerdan en nuestra actualidad más reciente de muertes en masa. Ahora que se celebra el 70 aniversario de la liberación del campo nazi por el Ejercito Sovietico, la ausencia de Putin, empaña dicha celebración. Otros jefes de Estado, si estarán presentes en los actos, como los presidentes de Francia, Alemania, Polonia y Ucrania.

Homenaje que se hará en honor de los más de 1.1 millones de hombres, mujeres y niños que murieron allí y a los 7.000 que quedaron con vida ese 27 de enero de 1945. Putin, justifica su falta de asistencia, por asegurar, que no ha sido invitado por las autoridades polacas, territorio donde se halla Auschwitz, para tales actos. Lo que cabe destacar, es que nadie ha recibido tal invitación, y lo que mueve la situación, es los conflictos actuales entre Ucrania y Rusia conocidos a nivel mundial. 

Bien sabido es, que por cuestiones de edad, este será el último aniversario redondo con un número importante de supervivientes, y que ellos serán el centro de atención y de todos los actos programados y que los problemas políticos, no empañaran esos momentos, confirma el director del museo en el que se ha convertido el antiguo campo nazi. 

El martes, día 27, acudirán 300 antiguos cautivos. Muchos no irán por no rememorar ni volver a recordar aquella masacre. Desde aquí, mi repulsa ante actos como los acaecidos esa época de nuestra historia.