Este martes, el juez Fernando Andreu ha decidido imputar a todos los que usaron las famosas tarjetas negras, black, opacas, o como quieran llamarlas. Ya habían pasado por el banquillo, M. Blesa, R. Rato, I.Sanchez Barcoj, pero ahora llegan los 78 usuarios restantes que usaron y abusaron de las tarjetas de Caja Madrid. También ha llamado a declarar a 27 personas más por administración desleal y apropiación indebida. Incluyendo a 4 personas que no llegaron a usarlas. En un total de 86 ejecutivos, se gastaron la friolera de más de 15 millones de euros.

El Juez, dice que existen dudas sobre los gastos, y quiere aclarar si son gastos de representación o como complemento de retribución.

Los gastos ya se pueden consultar en Internet, hay periódicos que se han tomado el trabajo de organizarlos por nombre, y allí ver como se han gastado por ejemplo, 550 euros en un restaurante de mariscos, o 75 mil euros en una cacería en Sudáfrica.

Sin embargo, ayer se supo que la Fiscalía Anticorrupción ha rechazado que Rodrigo Rato, entre a prisión y también ha rechazado los 4.112 millones de euros que el grupo político UPyD, había impuesto como fianza. Si con esto no te indignas, ya nada lo hará. Según Anticorrupción, no hay indicios de fuga, ni de modificación de pruebas, por lo que éstos directivos, van a seguir en sus domicilios, e incluso algunos siguen en otras empresas de fieles amigos ocupando cargos ejecutivos.

Pero no se queda aquí esto, puesto que la Fiscalía Anticorrupción, tampoco quiere seguir investigando a Caja Madrid, como lo hizo en su momento la agencia de calificación Fich, porque considera que ya tiene lo necesario.

Vídeos destacados del día

Estamos frente a una institución que se creó para hacer pagar a los políticos corruptos, envilecidos y sobornables con cualquier regalo, y ahora también tenemos que pensar que en la misma Fiscalía está la putrefacción, la perversión y la corruptela.

Estas son los hechos que tenemos que pensar cuando vayamos a votar, tenemos que dejar nuestros gustos políticos, lo que hemos aprendido desde que tenemos consciencia ciudadana. Esta gente tiene que desaparecer por completo, devolver lo que se llevaron y que no se salve nadie, porque todos actuaron con impunidad. Lo peor es que creen realmente que no han hecho ningún delito gastando 10 mil euros en una tienda madrileña de vinos de primera clase, como figura en la lista de gastos de la tarjeta de Blesa.

Él sabe que ese dinero era el ahorro de toda una vida de una familia que trabajó a lomo partido. Porque eso sí lo sabían, sabían muy bien que lo que estaban creando era una verdadera estafa para los pequeños ahorradores, que nunca podrán recuperar su dinero. Hasta estoy pensando en que si no hay una justicia en la tierra, habrá una justicia divina que los hará pagar porque esto realmente es peor que el peor de los pecados. #Corrupción