Belén Esteban, odiada por muchos y querida por otros tantos. La historia que tuvo con Jesulín no terminó en boda pero su vida casi es sabida por media España, quiera o no quiera, desde los años 90 ha pasado a ser patrimonio de la prensa rosa. Los años han pasado y de esa relación quedó una niña, la famosa Andreita que no se quería comer el pollo en la terraza del apartamento de Benidorm.

Por el momento, la niña ha permanecido al margen de los medios, su madre ha conseguido a base de lloros e insistir con el tema, una carrera en la Televisión que para sí quisieran muchos famosillos de mediopelo. Quizás una vida más sana y sin sustancias de por medio, habría sido la jugada perfecta de una mujer que odios o amores aparte de la opinión pública, consiguió no solo no irse de ambiciones por la puerta de atrás o ser una ex más de la que nadie se acuerda.

Es una de las personas más conocidas del país y a buen seguro su cuenta estará repleta de euros.

Nos ha vendido muchas veces que quería ser una mujer nueva y que no quería volver al tema de Jesulín, de su ex marido, pero Belén siempre vuelve, de una manera u otra sabe que su perpetua historia es lo que vende, eso y su naturalidad. Gusta a mucha gente porque cuando habla sigue apareciendo la Belen de extrarradio y eso gana al público para su causa.  Ahora tenemos a la "Esteban" en Gran Hermano Vip y en los pocos días que lleva ya ha hablado de su niña, de Jesulín y los problemas que tuvo con las sustancias...

Dicen los entendidos en estos programas que al final llega un punto donde sin quererlo, muchas veces no te das cuenta de que estás delante de la cámara, quizás eso es lo que le ocurre a Belen, o puede ser que como muchos pensarán, habla de lo que vende, lo que en cierta forma le ha dado de comer todos estos años.

Vídeos destacados del día

Sea de la manera que sea, Belén tiene una vida que a grandes rasgos es patrimonio del espectador, es el precio que hay que pagar por tener unos altos ingresos, alegrías y tristezas a la vista de todos. Telecinco sabe de su rentabilidad y lo explota.